Ajo blanco de pepino y almendras

Hace unos días os presenté una receta (podéis encontrarla aquí) que encontré en una de las revistas de cocina que compro de tanto en tanto.

De la misma receta, y siguiendo mi anterior post (el de los pepinos), hoy os traigo otra receta de la misma revista, un Ajo blanco de pepino y almendras, o como se ha llamado en mi casa toda la vida, un gazpacho de almendras.

Necesitaremos (para 4 personas):

  • 150 gr de almendras crudas
  • 40 gr de almendras laminadas
  • 1/2 kg de pepinos
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 barra de pan seco
  • 1 l de agua helada
  • Vinagre blanco
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

  1. Cortamos una rebanada de pan por comensal (4), les quitamos la corteza y las ponemos en remojo en un cuenco con agua helada durante 10 minutos.
  2. Picamos las almendras finamente en un molinillo o en un robot de cocina, hasta que queden completamente molidas.
  3. Pelamos los pepinos y los cortamos en trozos grandes.
  4. Colocamos los trozos de pepino en el vaso de la batidora, junto con los ajos (que habremos pelado y quitado el germen previamente), la miga de pan escurrida y un vaso de agua helada. Trituramos hasta conseguir una crema espesa.
  5. Agregamos las almendras molidas, dos cucharadas de aceite de oliva, una de vinagre, una pizca de sal y el resto de agua. Trituramos unos miutos más y corregimos de sal, vinagre o aceite.
  6. Dejamos reposar en la nevera unas dos horas, y sacamos justo en el momento de servir.
  7. Como decoración, salteamos las almendras laminadas en una sartén con unas gotas de aceite, hasta que cojan un color tostado.

Remojón de pepino

Pues eso, que me encantan los pepinos. Y con esta receta quiero unirme a las campañas de apoyo a los agricultores españoles después de la crisis provocada por las falsas acusaciones del gobierno alemán. Y en particular a la lanzada desde la web de Whole Kitchen

Es una muy sencilla receta que me enseñó mi abuelo cuando era pequeña y nos reuníamos todos en su casa a comer las deliciosas migas de harina que preparaba mi abuela. Todas las nietas nos peleabamos por un trozo de “pegaos” (trozos de masa de harina que se pegaban en el fondo de la sartén… mmm qué ricos recuerdos!!!) Las migas de harina son las típicas de la zona de Almería de dónde es originaria mi familia.

Como acompañamiento a las migas, siempre se ponían un montón de cosas: tomates secos, bacalao, boquerones, morcilla, pimientos verdes, panceta, y según la época también había melón o uvas.

Para hacer pasar mejor las migas, las remojabamos con un “remojón” de pepino o de tomate y pimientos.

Me encantaba la sensación del vinagre en la garganta, como si las amigdalas se estuvieran quejando… y por eso me preparaba un remojón para mi sola… cargadito.

Otro día os pondré también la receta del remojón de tomate y pimiento, porque aunque de pequeña no me gustaba mucho, ahora disfruto con el, aunque no tan  amenudo como quisiera.

Os pongo la receta. Como se supone que es un plato para compartir, las cantidades son aproximadas.

Remojón de pepino

  • 1 pepino español (tanto de variedad como de origen)
  • agua fria
  • aceite de oliva virgen
  • vinagre
  • sal

Cómo se prepara:

  1. En un cuenco pequeño, ponemos el pepino cortado en dados o triangulos pequeños.
  2. Ponemos un pellizco de sal y una cucharada sopera de aceite de oliva. Removemos bien, para que todos los trocitos de pepino se impregnen bien.
  3. Añadimos aproximadamente un vaso de agua fría.
  4. Añadimos un poco de vinagre al gusto.

Este remojón lo he preparado también cuando he comido migas de pan, aunque sinceramente, como las de harina que preparaba mi abuela ningunas.

Un fuerte abrazo a la huerta almeriense.

Pollo Tikka Masala

A primeros de mes me uní al grupo Whole Kitchen. La propuesta salada de mayo era un plato típico de la gastronomía hindú, el pollo Tikka Masala. Este plato suele estar elaborado con piezas de carne de pollo deshuesada, y que previamente ha sido marinada en especias y yogur.

La masala es una mezcla de diferentes especias usadas en la cocina india que le confiere un sabor y un aroma característicos. Existen tantas variedades de masala como combinaciones se puedan hacer con por ejemplo, canela, cilantro, cardamomo, nuez moscada, etc.

El pollo tikka masala es uno de los platos más populares del suroeste asiático en el mundo. Hoy en día forma parte del menú de cualquier restaurante indio del mundo, aunque es más famoso fuera de las fronteras indias que en el propio país de donde es originario.

La versión propuesta en esta ocasión es la del chef inglés Jamie Oliver.

La pasta tikka malasa la venden ya preparada, pero si no la encontráis con facilidad, también encontraréis la receta de Jamie Oliver.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 pechugas de pollo sin piel
  • 2 cebollas medianas
  • 1 guindilla roja fresca
  • una pizca de jengibre fresco
  • un manojito de cilantro fresco
  • aceite de cacahuete o vegetal
  • una nuez de mantequilla
  • 283 gr. de pasta de curry tikka malsala ( o pasta tikka casera, más abajo la receta)
  • sal marina y pimienta negra recién molida
  • 1 lata de 400 gr. de tomates troceados
  • 1 lata de 400 ml. de leche de coco
  • 200 gr. de yogur natural
  • un puñado de almendras fileteadas

Preparación:

  1. Cortar las pechugas de pollo a lo largo (en tiras de 2 cm de grosor).
  2. Pela las cebollas, pártelas por la mitad y luego córtalas en juliana.
  3. Corta la guindilla en rodajitas, pela y corta en láminas finas el jengibre.
  4. Quita las hojas de cilantro y resérvalas en un lado y, a continuación, pica los tallos muy finos.
  5. Pon a fuego medio o un poco fuerte una cazuela tipo brasera (ancha y de mediana altura) y échale un par de chorritos de aceite y la mantequilla.
  6. Introduce las cebollas, las guindillas, el jengibre y los tallos picados de cilantro y sofríelos durante 10 minutos, hata que se ablanden y se doren.
  7. Añade la pasta de curry tikka masala, el yogur y las tiras de pollo.
  8. Revuélvelo bien, para que se impregnen todas con la pasta, y sazona con sal y pimienta.
  9. Añade los tomates y la leche de coco.
  10. Llena una de las las latas ya vacias de agua y viértala en la cazuela.
  11. Revuélvelo otra vez, espera a que ropa el hervor para bajar el fuego al mínimo y que se cueza en un suave hervor durante 20 minutos y bien tapado.
  12. Echa a menudo una miradita al curry para coprobar que no se seque demasiado, y añádele un poco más de sal y pimienta; sé prudente y sazona con precaución.

Receta de la Pasta Tikka Masala:

  • 2 dientes de ajo
  • un trozo de rizoma de jengibre fresco del tamaño del pulgar
  • 1 cda. de cayena
  • 1 cda. de pimentón ahumado
  • 2 cdas. de garam masala
  • 1/2 cdta de sal marina
  • 2 cdas de aceite de cacahuete
  • 2 cdas de concentrado de tomate
  • 2 guindillas rojas frescas
  • un manojito de cilantro fresco
  • 1 cda. de coco seco
  • 2 cdtas. de almendras molidas
  • Especias que hay que tostar: 1 cdta. de comino, 1 cdta de semillas de cilantro

Preparación:

  1. En primer lugar, pela el ajo y el jengibre.
  2. Pon una sartén a fuego medio, más bien tirando a alto y echa las especias que hay que tostar en la sartén sin nada.
  3. Déjalas que se tuesten un poco, durante unos minutos, hasta que adquieran un ligero color dorado y empiecen a desprender un olor maravilloso, momento en el cual retirarás la sartén del fuego.
  4. Echa las especias tostadas en un mortero y machácalas hasta convertirlas en un polvo fino, o pongas en un robot de cocina y tritúralas hasta obtener un polvo fino.
  5. En cualquier caso, cuando hayas molido las especias tostadas a mano tendrás que triturarlas con el resto de los ingredientes en un procesador de alimentos o robot de cocina, hasta obtener una pasta homogénea.

Clafoutis de fresas

Hacía mucho tiempo que meditaba el ponerme otra vez con los retos gastronómicos que circulan por internet.

Uno de estos retos (o propuesta, que es como lo llaman ellos) pertenece a uno de los grupos más interesantes, que para mi punto de vista es Whole Kitchen, que no sólo es un grupo de blogueros cocineros (o cocinillas), si no que además tienen su propia edición mensual. Os recomiendo que os déis un paseo por su web.

Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de mayo nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa, Clafoutis.

Es uno de los postres más populares de la gastronomía francesa, una tarta que tradicionalmente se elabora horneando en un molde las cerezas bañadas en una masa muy parecida a la de los crêpes.

Esta masa se hace con huevos, harina, leche, mantequilla y azúcar y se cuaja durante la cocción, aunque existen muchas variantes como añadirle almendras a la masa, chocolate, algún que otro aromatizante, etc.

La propuesta del grupo era realizar la tarta tradicional, hecha con cerezas, aunque podíamos adaptarla a nuestros gustos y añadir cualquier otra fruta, hacerla con chocolate o aromatizarla con cualquier otro ingrediente o licor que nos apeteciera. Yo particularmente, opté por hacerla con fresas, ya cuando hice la receta aún no había cerezas de buena calidad, aunque la próxima vez que vuelva a hacerla, lo intentaré con las cerezas, o al menos con otro tipo de fruta menos acuosa que las fresas.

La receta elegida por el grupo es la del famoso pastelero francés Pierre Hermé.

Receta para 6 u 8 personas
Preparación: 15 minutos
Reposo: 30 minutos
Cocción: de 35 a 40 minutos

INGREDIENTES

  • 500 g de cerezas negras fresas
  • 100 g de azúcar en polvo
  • 125 g de harina
  • 1 pizca de sal
  • 3 huevos
  • 30 cl de leche
  • Azúcar glas

PREPARACIÓN

  1. Lavamos las cerezas fresas y les quitamos los rabillos.
  2. Las ponemos en un cuenco y las espolvoreamos con la mitad del azúcar.
  3. Las removemos para repartir el azúcar y las dejamos reposar unos 30 minutos como mínimo.
  4. Ponemos el horno a precalentar a 180º C.
  5. Untamos con mantequilla una tartera o un molde de porcelana resistente al fuego de 24 cm de diámetro o en formato individuales, según queramos presentarlo.
  6. Tamizamos la harina en un cuenco, le añadimos una pizca de sal y el azúcar en polvo restante y reservamos.
  7. Batimos los huevos como para tortilla, los añadimos a la mezcla anterior y mezclamos bien.
  8. Agregamos finalmente la leche y volvemos a mezclar bien.
  9. Colocamos las cerezas fresas en la tartera o molde y vertemos la preparación por encima.
  10. Ponemos a cocer de 35 a 40 minutos.
  11. Dejamos entibiar y espolvoreamos con azúcar glas.
  12. Servimos frío en el mismo molde.

Bon appétit!!

Pollo marinado con soja y sésamo

Cada tanto me da por comprar revistas de cocina para actualizar la colección de recetas. Y de la que he escogido en esta ocasión he encontrado la receta que os propongo a continuación: Pollo marinado con soja y sésamo.

Para 4 personas. Tiempo aproximado de preparación 15 minutos + 1 hora de maceración.

Ingredientes:

  • 4 pechugas de pollo
  • 6 cucharadas de salsa de soja
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado (esto no está en la receta original, aunque le da un toque muy rico)
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 cucharada de fino de Jerez
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo
  • aceite de oliva

Preparación:

  1. Pelamos el ajo y lo picamos.
  2. En una fuente o en un bol medianos, preparamos la salsa del marinado: la salsa de soja, el ajo, el jengibre rallado, el vino blanco y el Jerez.
  3. Limpiamos las pechugas de pollo, retirando los nervios y la grasita.
  4. Cortar las pechugas en dados del mismo tamaño y ponerlas en la fuente o bol con la salsa.
  5. Tapamos y dejamos macerar en un lugar fresco durante 1 hora aproximadamente. (Yo personalmente lo dejaria incluso un poquito más)
  6. Cuando pase el tiempo indicado, escurrimos el pollo, reservando la salsa.
  7. Calentamos tres cucharadas de aceite de oliva en una sartén ancha y doramos el pollo a fuego medio durante unos 4 minutos.
  8. Retiramos el pollo, y echamos un poco de la salsa en la salten y dejamos reducir.
  9. Vertemos encima de los dados aún calientes.
  10. Espolvoreamos el pollo con semillas de sésamo.

Mona de Pascua

Hoy es lunes de Pascua, y por estas tierras es día festivo. Tradicionalmente, en este día, los padrinos regalaban a sus ahijados una “Mona de Pascua” después de la misa, un postre que simboliza el fin de la Cuaresma y sus abstinencias. Hoy en día , aunque esa tradición de carácter más religioso se ha ido perdiendo un poco, los padrinos siguen regalando la “mona” a los ahijados, y este día se ha quedado con el nombre de “el día de la mona”.

Hace unos días, recibí de parte de la empresa italiana Silikomart, unos moldes de silicona para poder probar sus productos. La “Mona” que os voy a poner a continuación, la he hecho utilizando uno de su moldes. 

Y con esta receta, participo también en el hemc #53 – dulces de Semana Santa en tu zona, propuesto por Mª Luz de Hoy no sé qué cocinar.

hemc 53 - dulces de semana santa

Mona de Pascua

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 1 yogur de limón (usaremos el vasito del yogur como medidor)
  • 2 medidas de azúcar
  • 3 medidas de harina blanca
  • 1 sobre de levadura tipo Royal
  • 1 medida de aceite (preferiblemente de oliva)
  • 1 manzana cortada en daditos
  • chocolate de cobertura
  • mantequilla
  • un poquito de leche
  • una figurita o huevo de chocolate
  • lacasitos para decorar

Cómo lo hacemos:

  1. Ponemos el horno a precalentar a unos 180º C.
  2. En un bol, ponemos los tres huevos y los batimos bien.
  3. Añadimos el yogur de limón y mezclamos bien.
  4. Añadimos las dos medidas de azúcar y seguimos batiendo para que vaya tomando consistencia.
  5. Vamos añadiendo poco a poco las tres medidas de harina y el sobre de levadura, removiendo bien para que no se formen grumos.
  6. Añadimos la medida de aceite y removemos bien para que la masa se mezcle con el aceite y la masa sea homogénea.
  7. Por último, añadimos los dados de manzana a la mezcla y removemos bien.
  8. Untamos de mantequilla las paredes del molde que vayamos a utilizar para que la masa no se pegue cuando se esté horneando y echamos la masa en el molde.
  9. Cuando el horno esté ya caliente, ponemos el molde durante unos 30-35 minutos a unos 180-185 ºC
  10. Dependiendo del molde que se utilice, la masa tardará más o menos en cocerse. Para saber si está cocida, la pinchamos con un cuchillo o con un palillo largo y si sale limpio, estará lista.
  11. Dejamos que se enfríe para poder trabajar bien con la masa y el chocolate.
  12. Ponemos el chocolate (unas tres onzas y media) a fundir con un poco de mantequilla y leche, removiendo lentamente para que no se pegue. También lo podemos hacer en el micro, a potencia máxima, durante un minuto aprox.
  13. Ponemos el bizcocho en una rejilla, que habremos puesto encima de un plato, o de papel film o de aluminio. Con ayuda de una lengua de silicona, extendemos la cobertura de chocolate por todo el bizcocho, hasta que esté totalmente cubierto. Dejamos enfriar el chocolate.
  14. Antes que el chocolate coja consistencia y se endurezca completamente, emplatamos el bizcocho en la fuente o plato donde lo vayamos a servir, y acabamos de decorar con unos lacasitos de colores y alguna figurita o huevo de chocolate.

Nota: El molde que yo utilicé, una cocotte, tiene forma de flanera, por lo que la masa al subir lo hizo en forma de magdalena gigante. Para poder trabajar con el bizcocho, rebajé la parte más ancha, para utilizarla como base.

Patatas rellenas

Ayer fue uno de esos días que amanece lloviendo y no para de llover hasta que amanece al día siguiente. Así que aprovechamos que no podíamos salir a pasear para hacer experimentos gastronómicos…

Patatas rellenas

Ingredientes para dos personas:

  • 2 patatas medianas (mejor patatas con piel gruesa)
  • 100 gr de carne picada
  • 1/2 berenjena
  • 1/4 calabacin
  • 2 champiñones
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 2 cucharadas de tomate frito
  • queso rallado
  • 1 pizca de curry
  • sal, pimienta, oregáno

Preparación:

  1. Ponemos las patatas a asar durante aproximadamente media hora en el microondas en función mixta (mircro-grill).
  2. Mientras se van asando las patatas, preparamos las verduras:
    1. pelamos la berenjena y el calabacín y un poco e cebolla y los cortamos en dados pequeños.
    2. lavamos el pimiento rojo, el pimiento verde, los champiñones y la cebolla, y los cortamos en pequeñas tiras.
  3. Sofreimos la 3/4 partes de berenjena, todo el calabacín y la cebolla en dados y cuando estén casi hechas, añadimos la carne picada y el tomate frito.
  4. Echamos un poco de sal, pimienta, orégano y 1/3 cucharada de café de curry, y mezclamos bien para que el sofrito quede bien mezclado.
  5. Apartamos el sofrito, y ponemos en la misma sartén, los pimientos rojo y verde y la cebolla cortada a tiras, los sofreimos hasta que queden tiernos y reservamos.
  6. En la misma sartén ponemos los champiñones en láminas y el resto de berenjena y también sofreimos hasta que estén hechos. Reservamos.
  7. Una vez las patatas están hechas (pinchamos con un palillo y comprobamos que está bien cocida), dejamos que se enfríen un poco para poder manipularlas bien.
  8. Les hacemos un corte en la parte superior, abrimos un poco y vamos retirando el interior de las patatas con una cucharilla de postre hasta dejar vacía la patata, vigilando que la piel no se rompa, y reservamos el puré.
  9. Cogemos el sofrito con carne y mezclamos con la patata cocida.
  10. Rellenamos las patatas con la mezcla.
  11. Encima de la mezcla ponemos el resto de verduras, y el queso rallado, y gratinamos en el horno (o en el grill del micro) durante unos minutos hasta que el queso se funda.

Variado de setas al horno

Hace casi cuatro semanas que empecé la dieta definitiva, y por suerte está funcionando estupendamente. De momento es la única dieta que no me está provocando ansiedad ni me deja con hambre, con lo cual no me apetece picotear entre horas, y si me aparece el gusanillo, lo vuelvo a enterrar con un té o una infusión. Aunque creo que también influye (y mucho) la inversión económica que estamos haciendo para que esto funcione, por lo que definitivamente queda confirmada mi teoría que todo es psicológico.

Así que por “culpa” de esa dieta he tenido que dejar de lado la participación en varios eventos blogueriles de los que era participante más o menos asidua. Entre ellos “In the Bag” organizado por Julia de “A Slice of Cherry Pie” y Scott de “Real Epicurean”. Se trata de un evento donde hay que hacer un plato con los ingredientes que proponen (siempre productos de temporada). He de reconocer que a veces ponen ingredientes que aquí son bastante difíciles de encontrar, pero los de este mes eran bastante sencillitos:

– Setas (mushrooms)
– Frutos secos (nuts)
– Hierbas aromáticas (herbs)

Para realizar la receta se tienen que utilizar mínimo dos ingredientes, y uno de esos tres puede sustituirse por otro (mejor de temporada). Yo he utilizado sólo dos (las setas y las hierbas aromáticas), ya que la dieta tiene algunas limitaciones (de momento).

Mi receta es bien sencilla: Variado de setas al horno

Necesitamos (las cantidades que pongo son por persona):

  • 250 gr de setas variadas, yo he utilizado:
    • champiñones,
    • shiitake,
    • ceps (seta calabaza),
    • rovellons (níscalos ~ Saffron milk cap or Red pine mushroom),
    • gírgoles (gírgolas ~ oyster mushrooms),
    • camasecs (senderuela ~ Scotch bonnet or fairy ring mushrooms)
  • Hierbas aromáticas y especias:
    • Perejil,
    • albahaca,
    • comino,
    • pimienta,
    • eneldo,
    • orégano,
    • cilantro,
    • jengibre,
    • clavo,
    • canela,
    • cayena…
  • Aceite de oliva
  • Sal

Cómo lo hacemos:

1- Precalentamos el horno a 200º C
2- Lavamos con cuidado todas las setas, secándolas después con un paño limpio.
3- Las cortamos en trozos pequeños y las colocamos en un recipiente apto para el horno.
4- Sazonamos las setas y añadimos todas las hierbas aromáticas y especias.
5- Rociamos con aceite de oliva y mezclamos todo bien.
6- Ponemos en el horno a mitad de altura durante unos 5 minutos.
7- Removemos un poco las setas para que se haga todo homogéneamente y dejamos hornear otros 5 minutos más.

Como veis es una receta muy sencilla, pero a la vez deliciosa y sobre todo de temporada.

Melón con jamón y butifarra con seques

El calor me mata. Sinceramente. No tengo ganas de hacer nada, me pasaría las horas como los largartos, estirados, inmóviles, para ahorrar energía… eso sí, a la sombrita y con aire acondicionado si puede ser.

Por eso los fines de semana, que es cuando tengo más tiempo para dedicarme a la cocina, acabo haciendo platos rápidos y lo más fresquitos posible (eso cuando no voy a comer fuera a algún restaurante, o autoinvitada a casa de mi madre :P)

Este fin de semana no fue una excepción: el sábado lo pasé en casa de unos familiares y estuvimos largo y tendido en la mesa, tanto que a la hora de cenar, bastó un simple kiwi para acabar de llenarme. De esa comida, una barbacoa, por cierto, sobró bastante comida, que acabamos repartiendo entre todos; así que ya tenía la comida del domingo casi preparada.

No tuve que esforzarme mucho, la verdad, pero tengo que reconocer que seguramente si hubiera ido a algún restaurante, hubiera pedido prácticamente lo mismo:

Primer Plato: Melón con jamón.
Segundo Plato: Butifarra con seques.
Postre: Fruta del tiempo.

¿Es o no un menú típico de restaurante?

Melón con Jamón (1 persona)

Ingredientes:

  • 1 rodaja de melón
  • 2 lonchas de jamón serrano

Preparación:

  1. Cortamos el melón en dados.
  2. Cortamos el jamón en tiras grandes
  3. Hacemos mini brochetas con el melón y el jamón.

(Y esta es la receta “elaborada”, porque en ciertos restaurantes directamente te ponen el jamón encima del melón y ale, ya lo tienes)

Butifarra con seques (1 persona)

Ingredientes:

  • 1 butifarra grande (o 2 pequeñas)
  • 1/2 bote pequeño de judías blancas cocidas
  • 1 ajo
  • perejil
  • sal
  • aceite de oliva

Preparación:

  1. Ponemos la butifarra en una sartén (grill, barbacoa, etc…) y la hacemos al gusto.
  2. En un mortero, picamos el ajo, con la sal y cuando esté todo bien picado añadimos el perejil y el aceite. (Este paso es opcional pero le da un toque de sabor a las judías blancas)
  3. Añadimos el ajo picado a las judías y mezclamos bien.
  4. Servimos la butifarra con las judías blancas.

En esta ocasión, mi paso número 1 fue poner la butifarra en el micro durante 1 minuto y medio.

Bavaroise de turrón de Jijona

Esta es la primera vez que voy a participar en el reto mensual de Hecho en Mi Cocina desde hace mucho tiempo, y también la primera vez con este nuevo blog.

Este mes la anfitriona de este reto es Eva de El fogón de Eva y ha propuesto como tema la gelatina.

Y mi aportación es una Bavaroise de Turrón de Jijona, una receta del libro 1080 Recetas de Cocina de la gran Simone Ortega.

  • 1/4 kg de turrón de Jijona,
  • 4 huevos (separadas las claras y las yemas)
  • 4 hojas de gelatina,
  • 2 o 3 cucharadas soperas de ron,
  • un poco de agua,
  • un pellizco de sal.
  1. Cortar las hojas de gelatina en cuadraditos y ponerlas en remojo, siguiendo las instrucciones del fabricante (las que utilicé yo había que ponerlas en agua no muy caliente unos 3 minutos).
  2. En un cuenco de cristal o de porcelana ponemos el turrón cortado en trozos pequeños. Aplastamos mucho con un tenedor, para que quede el turrón muy desmenuzado.
  3. Una vez desecho, le añadimos las cuatro yemas y el ron. Revolvemos hasta que quede hecho una crema.
  4. Vertemos el agua con gelatina muy poco a poco. Mezclamos sin dejar de revolver y una vez bien incorporada, montamos las claras a punto de nieve muy firme (con un pellizco de sal) y las incorporamos a la crema de turrón.
  5. Vertemos en un molde en forma de corona o en moldes individuales, y refrigeramos, por lo menos 4 horas antes de servir. También se puede hacer la víspera.
  6. Una vez desmoldada, la podemos servir con unas tejas, unas lenguas de gato o un poco de turrón desmenuzado.

Aquí os dejo unas fotillos de cómo me quedó que espero que os animen a probarla.