Salmón al horno con espinacas y pesto

Esta receta la he sacado del libro Jamie’s Ministry of Food, del gran Jamie Oliver. Aunque con un ligero retoque, debido a las provisiones que tenía en casa.

De una manera sencilla se prepara una cena ligera y deliciosa.

Para dos personas necesitamos:


– 2 lomos de salmón de 200 gr cada uno (aprox)
– 2 puñados de espinacas frescas
– el zumo de 1/2 limón
– 2 cucharadas soperas de salsa pesto
– sal
– pimienta

Cómo lo preparamos:

Precalentamos el horno a 200 ºC.

En un trozo de papel de aluminio ponemos unas cuantas hojas de espinacas frescas.
Encima colocamos un lomo de salmón y cubrimos con una cucharada de salsa pesto.
Rociamos con un poco de zumo de limón y salpimentamos al gusto.


Jamie añade también un poco de aceite de oliva, sin embargo, considero que no es necesario, ya que la salsa pesto es ya de por sí muy oleosa.

Cerramos bien el paquete cuidando que quede bien sellado para que no escape el vapor.

Repetimos la operación con el segundo lomo.

Los introducimos en el horno durante aproximadamente unos 10 minutos (el paquete debe haberse hinchado por el vapor).
Retiramos del horno y dejamos reposar un minuto.
Con cuidado abrimos los paquetes. Colocamos el salmón en un plato y servimos, acompañado de verduras al vapor.

En esta ocasión yo los acompañé de espinacas al vapor salteadas con bacon.

Buen provecho.

Garides Saganaki (Gambas con queso feta)

Este es un plato que comí hace ya un tiempo en un restaurante griego. Es muy sencillo y está delicioso.

Se trata de un entrante o también de un plato único consistente en gambas con salsa de tomate, gratinadas con un estupendo queso feta.

En Grecia se suele acompañar con Ouzo, un licor transparente, con un sabor muy dulce y olor a regaliz, hecho a base de uvas maduradas y anís.

Qué necesitamos:

– 4 ó 5 gambas grandes por persona (doblar el nº si son langostinos)
– 1/2 pimiento morrón rojo
– 1 tomate maduro
– 1/2 cebolla
– sal
– 10 olivas rellenas
– 60 g de queso feta
– oregano
– perejil picado
– 1/4 vaso vino blanco
– 2 cucharadas de aceite de oliva
– sal
– pimienta

Cómo lo preparamos:

Cortamos las verduras en dados regulares de 1 cm aprox.

Cortamos también las olivas en láminas finas, y el queso en lonchas de unos 3 mm.

Pelamos las gambas y les quitamos el intestino con ayuda de un cuchillo.

Ponemos el horno a precalentar a 200 ºC.

Salpimentamos las gambas por ambos lados y las ponemos en una sartén con aceite a fuego lento vuelta y vuelta para que se hagan un poco y cojan color. Las pasamos a un plato antes de que se hagan del todo.

En la misma sartén ponemos la cebolla a sofreir con un poquito de sal. Cuando esté tierna, echamos el vino y lo llevamos a ebullición.

Añadimos el tomate y el pimiento. Tapamos y lo dejamos a fuego lento unos tres minutos, removiendo de vez en cuando.

Añadimos las aceitunas y el orégano. Volvemos a tapar y cocemos otros tres minutos.

Rectificamos de sal y pimienta si es necesario.

Colocamos una parte de la salsa en el fondo de un recipiente apto para el horno. Colocamos las gambas encima y las cubrimos con el resto de las salsa. Ponemos varios trozos de queso feta y espolvoreamos un poco de perejil.

Gratinamos en el horno durante unos 5 minutos y servimos.

Tortilla de patata

La receta de hoy es una tradicional

TORTILLA DE PATATA.

He aprovechado que en Navidades me regalaron el juego para la Nintendo DS Cocina conmigo para poner en práctica una de las recetas más populares de nuestro país.
A pesar de ser una receta que a primera vista parece sencilla, los tiempos y la fuerza de cocción y los utensilios que se utilicen pueden hacer que una tortilla quede mejor o peor.
Los ingredientes que indico a continuación son para hacer una tortilla individual. Esto también puede hacer que, dependiendo de la sartén que se utilice, la tortilla quede demasiado fina y poco jugosa.

– 3 huevos

– 1 patata pequeña de aprox 100 gr
– 1/4 de cebolla
– 3 cucharadas de aceite de oliva
– sal
– pimienta (opcional)

En primer lugar, pelamos y cortamos en dados pequeños tanto la patata como la cebolla.

En una sartén ponemos el aceite a calentar a fuego medio. Cuando esté caliente, ponemos la cebolla hasta que esté tierna. Cuando veamos que la cebolla está transparente añadimos la patata.


Mientras la cebolla y la patata se acaban de hacer, en un bol batimos los huevos con una pizca de sal y pimienta al gusto.

Cuando la patata y la cebolla estén ya hechas, las añadimos, escurridas, al bol donde hemos batido el huevo.

En una sartén con tapa, ponemos un poco de aceite a calentar a fuego medio. Incorporamos el huevo batido y bajamos el fuego a lento. Tapamos y dejamos que se haga la tortilla por un lado. Cuando el huevo esté casi cocido también por la parte superior, damos la vuelta a la tortilla con ayuda de la tapa de la sartén, y la dejamos cocer otra vez alrededor de unos tres minutos más.

Si preferimos la tortilla un poco más jugosa, reducimos los tiempos de cocción por ambos lados.

Con la ayuda de un plato, volvemos a dar la vuelta a la tortilla, y servimos.

Pizza a mi estilo

La receta de hoy es una pizza, y a mi estilo porque cada vez le pongo unos ingredientes diferentes…
Esta es la que he hecho hoy:
Ingredientes:
Para la masa:
– 170 g de harina
– Agua templada
– 4 g sal
– 16 gr levadura fresca
Para el relleno:
– 4 palitos de surimi
– 1/2 latita de maiz dulce (unos 75 g)
– 50 g de jamón de pavo cocido en taquitos
– tomate frito
– mozzarella
Preparación:
En primer lugar lo que vamos a realizar es la masa. Disolvemos la levadura fresca, en un bol con el agua templada, la sal y dos cucharadas de harina. Una vez disuelta, dejamos reposar la mezcla unos 10 minutos.
Una vez reposada, vamos añadiendo poco a poco la harina, sin dejar de remover con una cuchara, preferiblemente de madera.
Removemos hasta que se despegue de las paredes del bol. Una vez la masa deje de estar pegajosa, la amasamos durante al menos 5 minutos más.
Una vez transcurridos estos 5 minutos, dejamos reposar la masa durante unos 30 minutos, en el mismo bol y tapado. Os recomiendo que, si es posible, no la dejéis en el mármol de la cocina ya que al ser una superficie fría, no dejaría subir correctamente la masa. Pasados los 30 minutos, ponemos un poquito de harina en la encimera y comenzamos a dar forma a nuestra pizza, estirándola con el rodillo.

Cuando la tengamos ya estirada, cubrimos la base con un poco de tomate frito y vamos colocando los ingredientes elegidos, rematando con la mozzarella.

A la hora de servir, podemos añadir un poquito de aceite picante o hierbas aromáticas.

Buen provecho.