Empanadillas de atún al horno

Hace tiempo que no publicaba nada, simplemente por falta de ideas e inspiración. Además han pasado algunas cosillas que me han dejado sin muchas ganas de dedicarme a cocinar, fotografiar o escribir.

La que os pongo hoy es una receta que tenía pendiente de publicar desde hace más de un año, así que os podéis hacer una idea de lo que os decía antes.

Espero que a partir de ahora, como mínimo, pueda publicar un post a la semana, aunque no prometo nada 😛

Empanadillas de atún al horno:6337978421_304f64f628_b

Ingredientes:

  • 1 paquete de obleas para empanadillas (*) de 16 uds.
  • 2 lata de atún pequeñas
  • 2 huevos duros picado
  • 1/2 cebolla picada
  • 1/2 pimiento rojo asado picado
  • 10 olivas negras cortadas picadas (opcional)
  • Salsa de tomate frito casera.
  • sal (opcional)
  • orégano.
  • 1 huevo crudo batido

Preparación:

  1. Ponemos la cebolla a sofreír hasta que esté transparente. Una vez hecha, reservamos a parte.
  2. En un bol ponemos el atún desmigado, el pimiento rojo picado, la cebolla sofrita, el huevo duro picado, las olivas y un poco de orégano. La salsa de tomate se la vamos añadiendo poco a poco para que la masa no quede demasiado líquida. Mezclamos bien los ingredientes y, si es necesario, rectificamos de sal. 6337968041_a7a31dc8a4_b
  3. Ponemos el horno a pre-calentar a 180 ºC aprox.
  4. Cogemos una oblea y le ponemos una cucharada de la mezcla anterior en una mitad, vigilando de no llenar mucho la oblea para poder cerrarla bien. 6337969913_8774b8a8f6_b
  5. Pintamos un poco el borde de la oblea con el huevo batido. Cerramos la oblea, sellando con la ayuda de un tenedor. 6337997337_f501434fb0_b
  6. La colocamos en la bandeja del horno. Repetimos con el resto de obleas. 6337965823_c04c8388a7_b
  7. Pintamos todas las obleas con el huevo batido, y las metemos en el horno hasta que hayan cogido un bonito color dorado. 6337974221_f174b4269e_b

La cantidad que os indico es para dos personas como plato único, o bien para cuatro si se hace como segundo.

(*) Si queréis probar a hacer vosotros mismos la masa para las empanadillas, en esta receta  encontraréis cómo hacerla: Empanadillas al vapor (dumplings)

Espero que os gusten.

Hasta pronto.

Hamburguesa casera de pollo y ternera

Ya hace unos días que no me paso por el blog y es que con el tema de las fiestas navideñas he ido un poco de bólido y además también he estado un poco liada haciendo entrevistas de trabajo, espero tener suerte y que de alguna de ellas salga algo positivo.

La receta que os traigo hoy es mi participación a un concurso mensual que propone la revista Cuina (en catalán). Se trata de reproducir la portada mensual de la revista. Y la primera edición del concurso coincide con el número de enero que va de hamburguesas…

Confieso que es una receta un poco improvisada con ingredientes que tenia en la nevera, y que no está basada en ninguna receta en concreto, sino que tiene cositas de varias recetas.

Ingredientes:

  • 200 gr de pechuga de pollo
  • 200 gr de solomillo de ternera
  • 1 pellizco de sal
  • 1 pellizco de pimienta
  • 1 puñado de perejil fresco picado
  • 2 puñados de pan rallado
  • 1 huevo
  • 2 panecillo de hamburguesa
  • 3 o 4 hojas de lechuga
  • 1 cebolla tierna mediana
  • 1 tomate de ensalada maduro
  • 2 cucharadas de mayonesa
  • 2 lonchas de queso cheddar (opcional)
  • aceite de oliva

Preparación:

  1. Picamos la carne de pollo y de ternera en el robot o en accesorio de la batidora. Añadimos la sal, la pimienta y el perejil y volvemos a picar hasta que los todos los ingredientes estén bien mezclados.
  2. Ponemos la carne picada en un bol grande y añadimos el huevo crudo. Amasamos poco a poco añadiendo el pan rallado hasta que la masa deje de estar pegajosa.
  3. Dividimos la carne en dos partes y le damos forma de hamburguesa.
  4. Las ponemos en una sartén caliente con un poco de aceite de oliva y dejamos cocinar durante unos quince minutos a fuego lento.
  5. Cortamos la cebolla en rodajas y la ponemos en otra sartén con aceite vigilando que no se queme.
  6. Cortamos los panecillos por la mitad y ponemos una cucharada de mayonesa en la base.
  7. Encima ponemos un poco de lechuga cortada en juliana.
  8. Cortamos el tomate en rodajas y ponemos dos rodajas en cada uno de los panecillos, encima de la lechuga.
  9. Una vez la cebolla esté cocida, la ponemos encima del tomate.
  10. Colocamos la hamburguesa encima de la cebolla. Opcionalmente podemos poner una loncha de queso cheddar para que se vaya fundiendo con la hamburguesa.
  11. Colocamos la otra mitad del panecillo encima de la hamburguesa y servimos.

Espero que os guste.

Por cierto… Feliz Año Nuevo!!

Un plato para Peter Pan

Hace un par de meses que me uní al grupo FILM & FOOD, que nació en marzo de este año para fusionar Cine y Gastronomía. Cada mes desde entonces, proponen una película que ha de servir de inspiración a los participantes para sacar lo mejor de cada uno y realizar una receta (o varias) relacionadas con esa película.

Por diversos motivos, hasta este mes no he podido meterme de lleno en participara en su reto. En septiembre la cinta escogida es HOOK, la versión Spielbergniana de Peter Pan, protagonizada entre otros por Robin Williams (Peter Pan), Dustin Hoffman (Hook a.k.a. Capitán Garfio) y Julia Roberts (Campanilla). Y diréis, ¿qué tiene de gastronómica esta película…? pues en realidad nada. Y ahí es dónde está el reto. No se trata de realizar un plato que aparezca en la película, ni tampoco en algo inspirado en ella… En esta ocasión se trata de sacar nuestro Peter Pan particular (o nuestra Wendy…) y buscar en nuestros recuerdos el plato que de pequeños pediamos siempre a mamá o a la abuela y que no nos cansabamos nunca de comer…

Sinceramente, he tenido que comerme un poco la cabeza para decidir cual de todos era mi plato favorito: las migas de mi abuela, las lentejas con chorizo y morcilla de mi madre, la pechuga empanada, las patatas y el huevo frito, el flan de huevo y pan o el bizcocho de yogur (del cual sin duda me he convertido en una experta)…

Sin embargo, después de una ardua batalla en las listas, el claro ganador, el plato favorito de mi niñez son los macarrones a la boloñesa. Recuerdo que siempre que me preguntaba qué es lo que queríamos comer, tanto mi hermana como yo siempre acababamos diciendo: ¡¡¡MACARRONES!!!

Es increíble como un plato tan sencillo como este puede hacer tan feliz a una criatura… No me cansaba nunca de comer macarrones o cualquier otro tipo de pasta. Incluso cuando mi madre hacía arroz siempre me apartaba un poco de caldo de la preparación para hecharme fideos, así que en vez de comer paella, acababa comiendo fideuà.

Lo malo de todo esto es la ingesta excesiva de carbohidratos, si, hombre si, esas cosas que se han puesto tan de moda (negativamente) en los últimos años. Imaginemos que los carbohidratos son Garfio y su secuaces, los malos de la película. Pues ahora está de moda luchar contra los carbohidratos, prácticamente igual que Peter Pan luchaba contra el Capitán Garfio. Sin embargo, ¿qué sería la vida sin un poquito de Garfio y sus piratas, tocándonos las narices de tanto en tanto, obligándonos a convertirnos en Peter Pan, para ponerlos a raya, para que, sin ellos saberlo, sean un poquito más felices?

Receta para 1 persona:

  • 80 gr de macarrones (lisos, rallados, espirales, spaghetti, tallarines, u otra de las miles de variedades de pasta que existen en el mercado actualmente)
  • 1 latita de tomate frito casero
  • 1 hamburguesa de pollo (o ternera, o cerdo, o mixta… o carne picada de lo mismo -unos 100 gr-)
  • aceite
  • sal
  • hierbas aromáticas y especias (comino, orégano, pimienta…)
  • queso rallado (opcional)
  1. Ponemos los macarrones a cocer en abundante agua hirviendo durante unos 7 minutos (o el tiempo recomendado por el fabricante). En ese agua habremos puesto un chorrito de aceite y un pellizco de sal.
  2. Mientras, en una sarten ponemos la hamburguesa a hacer partiendola en trozos minusculos con ayuda de una cuchara de madera.
  3. Importante remover los macarrones de vez en cuando para que no se peguen.
  4. Cuando la carne esté hecha, añadimos el contenido de la latita de tomate frito y removemos bien.
  5. Añadimos hierbas aromáticas al gusto y volvemos a remover para que la salsa recoja el aroma y sabor de las hierbas.
  6. Una vez los macarrones estén al dente (o a nuestro gusto), escurrimos bien, y en la misma olla de cocción, añadimos la salsa boloñesa a los macarrones.
  7. Removemos bien y servimos.
  8. Podemos añadir queso rallado al gusto.

¡¡Qué aproveche!!

Daring Cooks Agosto 09 – Arroz marinero con setas, sepia y alcachofas

Este mes he tenido el orgullo de ser la anfitriona del reto Daring Cooks de agosto. He escogido una receta tipica española, un arroz marinero con setas, sepia y alcachofas. Esta receta es de José Andrés, uno de los Chefs españoles más conocidos actualmente.

Pero antes de presentaros la receta, quisiera agradecer a Ivonne y Lisa (fundadoras de Daring Bakers primero y Daring Kitchen / Daring Cooks después), la oportunidad de poder ser la anfitriona de este mes. Muchas gracias chicas, sois las mejores.

Bueno, de vuelta a la receta y también al chef, deciros que José Andrés se formó bajo la dirección del archi-conocido Ferran Adria en su restaurante de 3 estrellas Michelin El Bulli. José Andrés vive ahora en Washington DC es socio en varios restaurantes del area de Washington DC (El Jaleo, Zaytinya, Oyamel…).

La receta que he escogido es de su programa de televisión de Estados Unidos Made in Spain. Espero que os guste. Al final de la página encontraréis consejos (2 y 3) para la cocina vegetariana y/o alternativa.

Arroz marinero con setas, sepia y alcachofas.

DSC_1444

Tiempo de cocción: 45 minutos

Equipamiento:

  • 1 Tabla de cortar
  • 1 cuchillo
  • 1 cazo mediano
  • 1 Paellera (una de 30 cm de diámetro será suficiente para 4 personas. Si no disponéis de una, se puede utilizar una sartén normal del mismo tamaño)

Ingredientes (para 4):

  • 4 alcachofas frescas (se pueden utilizar envasadas o congeladas si las frescas no están disponibles)
  • 12 setas (champiñones, boletus…)
  • 1 o 2 hojas de laurel (opcional pero altamente recomendado)
  • 1 vaso de vino blanco
  • 2 sepias fresca (se puede utilizar sepia o calamar congelado si no encontramos sepia fresca)
  • Sofrito (ver receta abajo)
  • 300 gr arroz de grano corto tipo bomba, Calasparra o Montsant…
  • Agua o caldo de pescado (usar 1 ½ taza de liquido por ½ taza de arroz)
  • Hebras de azafrán (si es demasiado caro, o no lo podéis conseguir, se puede sustituir por una cucharadita de café rasa de curcuma o una punta de colorante alimentario)

DSC_1439

  • Allioli (opcional)

Cómo lo preparamos:

  • Cortar la sepia en pequeñas tiras.
  • Añadir 1 o 2 cucharadas soperas de aceite de oliva en la paellera junto con los trozos de de sepia.
  • Si utilizamos alcachofas frescas, limpiarlas hasta llegar al corazón y cortarlas en 8 trozos.
  • Limpiar las setas y cortarlos en cuartos.
  • Añadir las alcachofas, las setas y el laurel a la sepia.
  • Saltear hasta que las alcachofas estén doradas.
  • Poner un toque de vino blanco para que los restos que hayan podido quedar pegados en el fondo de la paellera se mezclen, consiguiendo un plato más sabroso.
  • Añadir un par o tres de cucharadas colmadas de sofrito y mezclarlo para que todo quede impregnado de sofrito.
  • Añadir todo el liquido y llevar a ebullición.

DSC_1438

  • Cuando hierva, añadir todo el arroz y dejar hervir durante 5 minutos a fuego fuerte.
  • Añadir algunas hebras de azafrán para enriquecer el plato con su sabor y color.
  • Bajar el fuego y dejar hervir durante otros 8 minutos (o hasta que el arroz esté un poco más blando que al dente)
  • Sacamos la paellera del fuego y dejamos reposar el arroz durante un par de minutos.

Sofrito

Tiepo de preparación: aprox. 1 hora

Ingredientes:

  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 5 tomates rojos maduros, a trozos
  • 2 cebollas medianas, picadas
  • 1 pimiento verde, picado (opcional)
  • 4 o 5 dientes de ajo, picado
  • 1 taza de champiñones, picados (opcional)
  • 1 hoja de laurel
  • Sal
  • 1 pellizco de comino picado
  • 1 pellizco de oregano seco

Cómo lo preparamos:

  • Ponemos todos los ingredientes juntos en una sartén y lo freimos lentamente hasta que todos los vegetales estén blandos.
  • Probar y salar si fuese necesario.

DSC_1440

Allioli es la parte opcional del reto, aunque recomiendo probar la receta tradicional y servirlo junto con el arroz, ya que le da un gusto riquisimo.

Allioli (Receta Tradicional)

Tiempo de preparación: 20 min aprox.

Ingredientes:

  • 4 dientes de ajo pelados
  • Pellizco de sal
  • Algunas gostas de zumo de limón fresco
  • Aceite de oliva extra-virgen

Cómo lo preparamos:

  • Ponemos el ajo en un mortero junto con la sal.
  • Con la mano del mortero, machacar el ajo hasta conseguir una pasta suave. (La sal evita que el ajo salte desde el fondo del mortero mientras lo estemos machacando)
  • Añadimos el limón al ajo.
  • Muy lentamente, casi gota a gota, vertemos el aceite en el mortero mientras continuamos dando golpes a la pasta con el mazo del mortero.
  • Seguimos dando vueltas al mazo, con un movimiento circular, sin parar de verter aceite. El movimiento tiene que ser lento y continuo.
  • Continuamos añadiento del aceite, gota a gota, hasta que consigamos la consistencia de una mayonesa bastante espesa. Si el allioli se pusiese muy denso, añadiremos agua para aligerarlo.
  • Lleva alrededor de unos 20 minutos de movimiento continuo y pausado para conseguir el allioli auténtico.

DSC_1484

Allioli a la moderna

Tiempo de preparación: 3-4 minutos

Ingredientes:

  • 1 huevo pequeño
  • 1 taza de aceite de oliva extra-virgen
  • 1 diente de ajo, pelado
  • 1 cucharada sopera de vinagre de Jerez o zumo de limón
  • Sal al gusto

Cómo lo preparamos:

  • Rompemos el huevo en el vaso de la batidora.
  • Añadimos 2 cucharadas soperas de aceite y los dientes de ajo, junto con el vinagre o el zumo de limon.
  • Con la batidora, batimos a velocidad media-alta hasta mezclar todos los ingredientes.
  • Poco a poco, añadimos el resto del aceite de oliva mientras continuamos batiendo, hasta conseguir un rico y cremoso allioli.
  • Añadir sal al gusto.

Mis consejos:

  1. Remover el arroz una o dos veces cómo máximos, queremos hacer un plato parecido a una paella, no a un risotto italiano.
  2. Para hacer esta receta vegetariana, sustituir la sepia o el calamar por patata cortada en dados, y el caldo de pescado por agua o caldo de verduras.
  3. Si no podéis encontrar sepia o calamar, o no lo podéis comer porque sois alergicos, lo podeis sustituir por pollo o verduras a vuestra elección. Recordad que deberéis cambiar también el caldo de pescado por caldo de pollo o de verduras.
  4. El sofrito se puede hacer por adelantado, conservarlo en la nevera unos días e incluso congelarlo.
  5. Para bajar el gusto del allioli cuando lo hacemos a mano con el mortero, podermos añadir una yema de huevo. Si lo queremos hacer de la manera alternativa, lo podemos hacer con leche o leche de soja. De todas maneras, la mejor forma alternativa de hacerlo es la original de solo ajo y aceite.
  6. Para conservar el sabor en toda su potencia, es mejor consumir el allioli durante el mismo día de la preparación y preservarlo en la nevera antes de usarlo.

DSC_1445

Espero que os guste tanto como a mi, y a los amigos y amigas de The Daring Cooks.

Lasaña casera, el reto Daring Bakers de marzo 09…

Aquí está el segundo reto de Daring Bakers en el que participo. El primero fue un asequible Valentino de Chocolate con helado.

Este mes, el reto ha sido un poco más atrevido… y nunca mejor dicho, ya que eso es lo que daring significa en inglés!!

La propuesta es de Mary de Beans and Caviar, Melinda de Melbourne Larder y Enza de Io Da Grande, y se trata de una deliciosa Lasagna de Emilia-Romagna

La receta requiere bastante tiempo de elaboración, pero el resultado es excelente. Si queréis ver más resultados de este reto, os animo a que visitéis la página web del grupo: http://thedaringkitchen.com/

Por cierto, algunos miembros, aún más osados, se atrevieron a hacer una lasaña dulce… Quizá me atreva yo también dentro de poco, en vista del resultado esta espectacular lasaña casera.

La receta consta de cuatro partes: la masa, el ragú, la bechamel y el ensamblaje y cocción de estos tres ingredientes.

El ragú que yo hice fue una sencilla salsa boloñesa, con los siguientes ingredientes:

  • 500 gr tomate triturado,
  • 400 gr carne picada 50% cerdo + 50% ternera,
  • 1 cebolla picada,
  • aceite de oliva,
  • 1 vaso de vino blanco,
  • hierbas aromáticas (tomillo, romero y laurel),
  • sal y pimienta.

Sofreímos en una cazuela mediana la cebolla. Cuando haya roto el color blanco, añadimos la carne picada y sofreímos hasta que la carne esté cocida. Añadimos el tomate triturado y el vaso de vino blanco. Añadimos las hierbas aromáticas, salpimentamos y dejamos cocer hasta que haya reducido el contenido de agua.

La receta de la bechamel, la podéis encontrar aquí. Doblé las cantidades que se indican en la receta, ya que para poder completar la receta vamos a necesitar bastante cantidad.

Todo esto lo fui haciendo a medida que la masa de la lasaña estaba reposando. La parte principal del desafío es la realización a mano de la pasta de la lasaña. También lo podemos preparar hasta tres días antes y refrigerarlo, aunque lo deberemos sacar previamente y dejar a temperatura ambiente para poder montar la lasaña con facilidad.

Para realizarla necesitamos:

  • 2 huevos
  • 170 g de espinacas congeladas cortadas, descongeladas y escurridas (si se prefiere utilizar espinacas frescas, se necesitará el doble de cantidad)
  • 400 g harina de trigo

Tendremos suficiente cantidad para 6 – 8 porciones como primer plato o 4 – 6 porciones como plato principal, (equivaldría a 450g de pasta seca).

Preparación: 45 minutos + tiempo de reposo de la masa de 30 minutos a 3 hrs.

Para hacer la masa a mano necesitaremos:

  • Una superficie de trabajo amplia (de unos 60-77 cm x 77-92 cm). Se puede hacer en cualquier superficie, aunque en el mármol la masa se enfría ligeramente y quedaría menos flexible.
  • Una cuchara de madera para mezclar la masa.
  • Un rodillo de madera para estirar la masa.
  • Papel film para envolver la masa en reposo y para que las láminas de pasta ya cortadas no se sequen demasiado.
  • Un cuchillo afilado o un rodillo de pizza para cortar las láminas de pasta.
  • Una pastelería rascador y una pequeña cuchara de madera para mezclar la masa.
  • Tela o papel especial para horno para cubrir los respaldos de las sillas o de un palo de escoba, que nos servirán para acabar de estirar y para secar las láminas de pasta.

Lógicamente, si tenemos una máquina de pasta y los bastidores especiales, nos será mucho más fácil el proceso.

Mezcla de la masa:

  • Batimos los huevos y le añadimos las espinacas troceadas.
  • Hacemos un montículo con la harina en el medio de nuestra superficie de trabajo y hacemos un pequeño pozo en el centro.
  • Añadimos la mezcla de los huevos y las espinacas.
  • Con la cuchara de madera, vamos añadiendo la harina poco a poco al líquido.
  • Removemos hasta que quede una masa consistente.

Amasado:

  • Amasamos la masa durante unos tres minutos.
  • Con un rascador o cuchillo limpiamos la superficie de los fragmentos de harina dura, para que no se peguen a la masa. Su consistencia debe ser elástica y un poco pegajosa, si lo es demasiado volvemos a amasar un poco con más harina.
  • Continuar amasando unos 10 minutos más, o hasta que la masa quede suave y muy elástica.
  • Envolver en plástico y dejar reposar de 30 minutos a 3 horas.

Estiramiento de la masa:

  • Cogemos un cuarto de la masa y mantenemos el resto envuelta hasta que la empecemos a estirarla con el rodillo.
  • Enharinamos la superficie y empezamos a estirar. La idea es estirar la masa en lugar de presionarla.
  • Hacer una bola con la masa y empezar a estirar formando un disco.
  • Lo vamos girando frecuentemente para poder estirar la masa con mayor facilidad.
  • Cuando se vaya haciendo la masa más la vamos estirando poco a poco con las manos.
  • Tiene que quedar una masa casi transparente pero consistente.
  • Cuando esté lista la dejamos secar a temperatura ambiente.
  • La guardaremos cubierta en plástico o en una bolsa hasta que vayamos a montar la lasaña.

Montaje de la lasaña:

  • Cocemos la pasta unos dos minutos en abundante agua hirviendo. Se seguirá cociendo en el horno.
  • Si hemos hecho el ragú y la bechamel con anterioridad, lo calentamos un poco para facilitar el montaje. Si están acabados de hacer, no hace falta.
  • Precalentamos el horno a 180 ºC.
  • Untamos el molde donde vayamos a hornear la lasaña con un poco de mantequilla o de aceite.
  • Ponemos un poco de bechamel en la base del molde.
  • Seguimos cubriendo con la masa de la lasaña, y esta de nuevo con un poquito más de bechamel.
  • La siguiente capa será de ragú.
  • Continuamos con otra capa de bechamel y la cubrimos con queso rallado.
  • Repetimos la operación tantas veces como ingredientes tengamos y alto sea nuestro molde.
  • La última capa será una generosa de bechamel y queso rallado.

Horneado:

  • Cubrimos el molde con papel de aluminio, vigilando que no toque la parte superior de la lasaña.
  • Horneamos durante unos 40 minutos.
  • Retiramos con cuidado el papel de aluminio y horneamos 10 minutos más.
  • Vigilamos que el queso y la bechamel no se quemen. Deben tomar un color dorado.
  • Apagamos el horno, entreabrimos la puerta del horno y dejamos reposar la lasaña otros 10 minutos.
  • Y servimos.


Buon appetito!!The March 2009 challenge is hosted by Mary of Beans and Caviar, Melinda of Melbourne Larder and Enza of Io Da Grande. They have chosen Lasagne of Emilia-Romagna from The Splendid Table by Lynne Rossetto Kasper as the challenge.

Quinoa con verduras (HEMC 31)

El tema de este mes en HEMC (nº 31) es la Quinoa, el tema lo ha escogido Sole de Sole empieza a cocinar. La quinoa es un pseudocereal que se cultiva principalmente en América del Sur, aunque en Estados Unidos también se cultiva. El mayor productor, sin embargo es Bolivia. Aquí podéis encontrar más información: Quinoa

Para este evento he escogido una receta sencillita pero deliciosa: Quinoa con verduras salteadas.



Para dos personas necesitamos:
– 2 tacitas de café de quinoa
– agua
– sal
– aceite
– verduras al gusto (brócoli, zanahoria, puerro, cebolla, nabo, judías verdes…) hechas al vapor

Cómo lo preparamos:
En una olla ponemos la quinoa y el doble de su volumen de agua a cocer. Hechamos un poco de sal en el agua.
Mientras en otra olla, ponemos la verdura a cocer al vapor. Cuando esté cocida (preferiblemente al dente) la ponemos en una sarten con un poco de aceite y la salteamos. Rectificamos de sal.
En un plato, servimos la quinoa y ponemos la verdura encima.

Este es un plato muy sencillo y sano. Podemos acompañar con un poco de salsa de soja.

Fideos de arroz salteados con verduras

Seguimos con las recetas de Cocina conmigo (Nintendo DS). La de hoy es otra propuesta internacional. Después de pasearnos por la gastronomía francesa y griega y por supuesto la española, regresamos a la gastronomía china después de haber probado un estupendo Pollo al limón.

Para dos necesitamos:
– 100 gr de fideos de arroz
– 100 gr de judias verdes
– 1 puerro
– 1/2 cebolla
– 1 pechuga de pollo fileteada
– 1 cdta. curry
– 1 cdta. comino
– sal
– pimienta
– aceite de oliva
– 2 cdas soperas de salsa de soja

Preparación:
Ponemos los fideos en un bol y vertemos abundante agua hirviendo. Separamos los fideos y dejamos reposar unos 10 minutos procurando que no queden demasiado blandos. Los escurrimos.
En una olla con agua y sal, ponemos las judias verdes a cocer hasta que estén al dente.
Cortamos la cebolla y el puerro en juliana.
Cortamos el pollo en tiras de unos 1,5 cm.
En un wok o una sartén amplia, ponemos una cda sopera de aceite a calentar a fuego medio. Echamos la carne y la sofreimos hasta que cambie de color. Le añadimos las especias sin dejar de remover para que no se quemen. Incorporamos la cebolla y el puerro y freimos hasta que estén blandos. Si fuese necesario, añadimos un poco más de aceite.
Añadimos los fideos sin dejar de remover. Vertemos la salsa y seguimos removiendo.
Cuando todos los ingredientes estén impregnados de la salsa, apagamos el fuego y servimos.

Salmón al horno con espinacas y pesto

Esta receta la he sacado del libro Jamie’s Ministry of Food, del gran Jamie Oliver. Aunque con un ligero retoque, debido a las provisiones que tenía en casa.

De una manera sencilla se prepara una cena ligera y deliciosa.

Para dos personas necesitamos:


– 2 lomos de salmón de 200 gr cada uno (aprox)
– 2 puñados de espinacas frescas
– el zumo de 1/2 limón
– 2 cucharadas soperas de salsa pesto
– sal
– pimienta

Cómo lo preparamos:

Precalentamos el horno a 200 ºC.

En un trozo de papel de aluminio ponemos unas cuantas hojas de espinacas frescas.
Encima colocamos un lomo de salmón y cubrimos con una cucharada de salsa pesto.
Rociamos con un poco de zumo de limón y salpimentamos al gusto.


Jamie añade también un poco de aceite de oliva, sin embargo, considero que no es necesario, ya que la salsa pesto es ya de por sí muy oleosa.

Cerramos bien el paquete cuidando que quede bien sellado para que no escape el vapor.

Repetimos la operación con el segundo lomo.

Los introducimos en el horno durante aproximadamente unos 10 minutos (el paquete debe haberse hinchado por el vapor).
Retiramos del horno y dejamos reposar un minuto.
Con cuidado abrimos los paquetes. Colocamos el salmón en un plato y servimos, acompañado de verduras al vapor.

En esta ocasión yo los acompañé de espinacas al vapor salteadas con bacon.

Buen provecho.

Garides Saganaki (Gambas con queso feta)

Este es un plato que comí hace ya un tiempo en un restaurante griego. Es muy sencillo y está delicioso.

Se trata de un entrante o también de un plato único consistente en gambas con salsa de tomate, gratinadas con un estupendo queso feta.

En Grecia se suele acompañar con Ouzo, un licor transparente, con un sabor muy dulce y olor a regaliz, hecho a base de uvas maduradas y anís.

Qué necesitamos:

– 4 ó 5 gambas grandes por persona (doblar el nº si son langostinos)
– 1/2 pimiento morrón rojo
– 1 tomate maduro
– 1/2 cebolla
– sal
– 10 olivas rellenas
– 60 g de queso feta
– oregano
– perejil picado
– 1/4 vaso vino blanco
– 2 cucharadas de aceite de oliva
– sal
– pimienta

Cómo lo preparamos:

Cortamos las verduras en dados regulares de 1 cm aprox.

Cortamos también las olivas en láminas finas, y el queso en lonchas de unos 3 mm.

Pelamos las gambas y les quitamos el intestino con ayuda de un cuchillo.

Ponemos el horno a precalentar a 200 ºC.

Salpimentamos las gambas por ambos lados y las ponemos en una sartén con aceite a fuego lento vuelta y vuelta para que se hagan un poco y cojan color. Las pasamos a un plato antes de que se hagan del todo.

En la misma sartén ponemos la cebolla a sofreir con un poquito de sal. Cuando esté tierna, echamos el vino y lo llevamos a ebullición.

Añadimos el tomate y el pimiento. Tapamos y lo dejamos a fuego lento unos tres minutos, removiendo de vez en cuando.

Añadimos las aceitunas y el orégano. Volvemos a tapar y cocemos otros tres minutos.

Rectificamos de sal y pimienta si es necesario.

Colocamos una parte de la salsa en el fondo de un recipiente apto para el horno. Colocamos las gambas encima y las cubrimos con el resto de las salsa. Ponemos varios trozos de queso feta y espolvoreamos un poco de perejil.

Gratinamos en el horno durante unos 5 minutos y servimos.

Tortilla de patata

La receta de hoy es una tradicional

TORTILLA DE PATATA.

He aprovechado que en Navidades me regalaron el juego para la Nintendo DS Cocina conmigo para poner en práctica una de las recetas más populares de nuestro país.
A pesar de ser una receta que a primera vista parece sencilla, los tiempos y la fuerza de cocción y los utensilios que se utilicen pueden hacer que una tortilla quede mejor o peor.
Los ingredientes que indico a continuación son para hacer una tortilla individual. Esto también puede hacer que, dependiendo de la sartén que se utilice, la tortilla quede demasiado fina y poco jugosa.

– 3 huevos

– 1 patata pequeña de aprox 100 gr
– 1/4 de cebolla
– 3 cucharadas de aceite de oliva
– sal
– pimienta (opcional)

En primer lugar, pelamos y cortamos en dados pequeños tanto la patata como la cebolla.

En una sartén ponemos el aceite a calentar a fuego medio. Cuando esté caliente, ponemos la cebolla hasta que esté tierna. Cuando veamos que la cebolla está transparente añadimos la patata.


Mientras la cebolla y la patata se acaban de hacer, en un bol batimos los huevos con una pizca de sal y pimienta al gusto.

Cuando la patata y la cebolla estén ya hechas, las añadimos, escurridas, al bol donde hemos batido el huevo.

En una sartén con tapa, ponemos un poco de aceite a calentar a fuego medio. Incorporamos el huevo batido y bajamos el fuego a lento. Tapamos y dejamos que se haga la tortilla por un lado. Cuando el huevo esté casi cocido también por la parte superior, damos la vuelta a la tortilla con ayuda de la tapa de la sartén, y la dejamos cocer otra vez alrededor de unos tres minutos más.

Si preferimos la tortilla un poco más jugosa, reducimos los tiempos de cocción por ambos lados.

Con la ayuda de un plato, volvemos a dar la vuelta a la tortilla, y servimos.