CWK salado Octubre, Goulash (de pollo)

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de octubre nos invita a preparar un clásico de la cocina húngara: Gulash

El Goulash es un plato tipicamente húngaro elaborado con carne de ternera o cerdo, pimiento, cebollas y pimentón. En su idioma original, la palabra goulash (gulyás) significa rebaño de bueyes o vacas.

Parece que la fama y extensión de este plato se debe a los hombres que iban de servicio militar a Hungría Oriental y que luego fueron trasladados a Viena. Aunque en un principio era basicamente un plato de ternera con cebolla, hoy en día, la paprika o pimiento se considera un elemento fundamental del goulash, y también se puede preparar con carne de cerdo.

Así, se pueden encontrar variantes de este plato en todos los países alrededor de Hungría. El aspecto es muy parecido al ragú o la carne estofada, aunque también existe una variedad de sopa.

Es un plato sencillo aunque necesita tiempo y un poco de atención al comienzo de su preparación. Suele acompañarse de ensalada de patata y perejil y comerse con pan, o también de otro tipo de carbohidratos como los spätze, una especie de gnochi muy pequeño y sabroso.

Existen muchas variedades según las regiones, por ejemplo, el Goulash a la Szeged, se acompaña con patatas machacadas y crema agria; o el Goulash de judias, en el que se sustituyen las patatas por judías. Incluso hay una variedad de gulash con el nombre del escritor Szekely que incluye tres tipos de carne.

La receta que yo he hecho es una versión con carne de pollo, adaptando la receta de Pepekitchen publicada en Directo al Paladar (mis modificaciones en azul).

Ingredientes para cuatro personas:

  • 1 kgr. de carne de ternera, pollo
  • 50 gr. manteca de cerdo, una cucharada sopera de aceite de oliva,
  • 3 cebollas,
  • 2 1 patata (como estamos en temporada, sustituí una patata por un boniato)
  • 2 tomates maduros,
  • 1 pimiento rojo,
  • 2 cucharadas de pimentón dulce (paprika),
  • 1 cucharadita de pimentón picante,
  • sal,
  • pimienta,
  • 2 litros de agua o caldo de carne,
  • harina.
  1. Prepara la carne, bien limpia de grasa y cortada en dados de 2-3 cms. Salpimienta y enharina ligeramente. Reserva.
  2. Calienta la manteca en una cazuela de fondo grueso. Cuando se derrita añade la carne y deja dorar a fuego vivo unos minutos, removiendo para que se dore por igual. Así conseguimos sellar la carne y evitar que pierda muchos jugos.
  3. Aparta la carne a una fuente, para recoger los jugos de cocción que vaya soltando. Reserva.
  4. En la misma grasa, en la cazuela, saltea las cebollas picadas en juliana fina, a fuego moderado, hasta que queden tiernas.
  5. Añade los tomates pelados y en trozos y el caldo o agua.
  6. Calienta y añade la carne, con los jugos que haya soltado, el pimentón dulce y picante y el pimiento rojo en dados.
  7. Lleva a ebullición, tapa y deja cocer a fuego lento dos horas, o hasta que la carne quede muy tierna.
  8. A media cocción añade las patatas peladas y cortadas en dados gruesos.

Jó étvágyat (en húngaro, Buen provecho).

Pollo Tikka Masala

A primeros de mes me uní al grupo Whole Kitchen. La propuesta salada de mayo era un plato típico de la gastronomía hindú, el pollo Tikka Masala. Este plato suele estar elaborado con piezas de carne de pollo deshuesada, y que previamente ha sido marinada en especias y yogur.

La masala es una mezcla de diferentes especias usadas en la cocina india que le confiere un sabor y un aroma característicos. Existen tantas variedades de masala como combinaciones se puedan hacer con por ejemplo, canela, cilantro, cardamomo, nuez moscada, etc.

El pollo tikka masala es uno de los platos más populares del suroeste asiático en el mundo. Hoy en día forma parte del menú de cualquier restaurante indio del mundo, aunque es más famoso fuera de las fronteras indias que en el propio país de donde es originario.

La versión propuesta en esta ocasión es la del chef inglés Jamie Oliver.

La pasta tikka malasa la venden ya preparada, pero si no la encontráis con facilidad, también encontraréis la receta de Jamie Oliver.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 pechugas de pollo sin piel
  • 2 cebollas medianas
  • 1 guindilla roja fresca
  • una pizca de jengibre fresco
  • un manojito de cilantro fresco
  • aceite de cacahuete o vegetal
  • una nuez de mantequilla
  • 283 gr. de pasta de curry tikka malsala ( o pasta tikka casera, más abajo la receta)
  • sal marina y pimienta negra recién molida
  • 1 lata de 400 gr. de tomates troceados
  • 1 lata de 400 ml. de leche de coco
  • 200 gr. de yogur natural
  • un puñado de almendras fileteadas

Preparación:

  1. Cortar las pechugas de pollo a lo largo (en tiras de 2 cm de grosor).
  2. Pela las cebollas, pártelas por la mitad y luego córtalas en juliana.
  3. Corta la guindilla en rodajitas, pela y corta en láminas finas el jengibre.
  4. Quita las hojas de cilantro y resérvalas en un lado y, a continuación, pica los tallos muy finos.
  5. Pon a fuego medio o un poco fuerte una cazuela tipo brasera (ancha y de mediana altura) y échale un par de chorritos de aceite y la mantequilla.
  6. Introduce las cebollas, las guindillas, el jengibre y los tallos picados de cilantro y sofríelos durante 10 minutos, hata que se ablanden y se doren.
  7. Añade la pasta de curry tikka masala, el yogur y las tiras de pollo.
  8. Revuélvelo bien, para que se impregnen todas con la pasta, y sazona con sal y pimienta.
  9. Añade los tomates y la leche de coco.
  10. Llena una de las las latas ya vacias de agua y viértala en la cazuela.
  11. Revuélvelo otra vez, espera a que ropa el hervor para bajar el fuego al mínimo y que se cueza en un suave hervor durante 20 minutos y bien tapado.
  12. Echa a menudo una miradita al curry para coprobar que no se seque demasiado, y añádele un poco más de sal y pimienta; sé prudente y sazona con precaución.

Receta de la Pasta Tikka Masala:

  • 2 dientes de ajo
  • un trozo de rizoma de jengibre fresco del tamaño del pulgar
  • 1 cda. de cayena
  • 1 cda. de pimentón ahumado
  • 2 cdas. de garam masala
  • 1/2 cdta de sal marina
  • 2 cdas de aceite de cacahuete
  • 2 cdas de concentrado de tomate
  • 2 guindillas rojas frescas
  • un manojito de cilantro fresco
  • 1 cda. de coco seco
  • 2 cdtas. de almendras molidas
  • Especias que hay que tostar: 1 cdta. de comino, 1 cdta de semillas de cilantro

Preparación:

  1. En primer lugar, pela el ajo y el jengibre.
  2. Pon una sartén a fuego medio, más bien tirando a alto y echa las especias que hay que tostar en la sartén sin nada.
  3. Déjalas que se tuesten un poco, durante unos minutos, hasta que adquieran un ligero color dorado y empiecen a desprender un olor maravilloso, momento en el cual retirarás la sartén del fuego.
  4. Echa las especias tostadas en un mortero y machácalas hasta convertirlas en un polvo fino, o pongas en un robot de cocina y tritúralas hasta obtener un polvo fino.
  5. En cualquier caso, cuando hayas molido las especias tostadas a mano tendrás que triturarlas con el resto de los ingredientes en un procesador de alimentos o robot de cocina, hasta obtener una pasta homogénea.

Cupcakes de yogur de limón con cobertura de fresa

Hace unos días, Julia Parsons publicó un post en su blog A Slice of Cherry Pie sobre hacer unas merendolas llamadas Strawberry Tea. El objetivo de estas reuniones era (y es) recaudar fondos para Breast Cancer Care, una fundación británica de apoyo y ayuda a mujeres afectadas por el cáncer de mama.

Yo no hice ninguna merendola, ni tampoco ninguna reunión… simplemente y tal como comentan en su página web, todos conocemos a personas afectadas por esta enfermedad y por eso, y a pesar de vivir a más de 1.000 km de UK, decidir unirme y participar, llevando estos deliciosos cupcakes al trabajo y desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos.

La receta para hacer los cupcakes es muy sencilla, de hecho es la misma del tradicional bizcocho de yogur de limón, aunque con un truqui para que la masa se quedara planita para poder decorarlos. La que yo utilizo es la que aparece en el libro Las Tentaciones de Eva Arguiñano, nuevos postres caseros.

La cobertura es lo que más me costó, no por su dificultad, si no más bien, porque como era la primera vez que hacía cupcakes, no sabía exactamente como hacerlos. La mayoría de las recetas que encontré navegando por las redes y blogs de medio mundo, eran a base de mantequilla y azúcar glass, así que decidí obviar esta opción, ya que aparte de la consecuente aportación calórica y pesadez, no soy muy fan de la mantequilla… Por fín, cuando ya estaba a punto de tirar la toalla, encontré una receta a base de queso de untar y mermelada. ¿Recordáis los petit-suis de fresa? Pues así de deliciosa quedó la cobertura… ñam, ñam…

Los ingredientes para el bizcocho / magdalenas / cupcakes son (salen unos 12):

  • 1 yogur de limón
  • 3 medidas de yogur de harina
  • 2 medidas de yogur de azúcar
  • 1 medida de yogur de aceite de oliva (lo más suave posible)
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 3 huevos
  • 1 manzana en dados (tantos como magdalenas o cupcakes vayamos a hacer)
  • ralladura de limón

Preparación:

  1. Precalentamos el horno a 160º.
  2. En un bol ponemos el azúcar y los huevos y batimos bien.
  3. Poco a poco vamos añadiendo los ingredientes, primero el yogur, después el aceite, poco a poco sin dejar de remover.
  4. Añadimos la ralladura de limón, y removemos bien.
  5. Mezclamos el sobre de levadura con la harina y la vamos incorporando poco a poco a la masa, removiendo bien con unas barillas para que no haya grumos.
  6. En un molde, untado con mantequilla, echamos la masa y colocamos
  7. Echamos la masa en los moldes, vigilando de no sobrepasar las 3/4 partes.
  8. Colocamos un dado de manzana en cada uno de los moldes con la masa para evitar que suba la masa más de lo debido.
  9. Ponemos en el horno precalentado durante unos 25-30 minutos, vigilando que no se quemen.

Cobertura de fresa (adaptado de un par de recetas que encontré en internet)

Ingredientes:

  • 250 g de queso de untar tipo Filadelfia.
  • 2 cucharadas soperas de mermelada de fresa
  • 5 gotas de colorante alimentario

Preparación:

  1. En un bol, mezclamos todos los ingredientes.
  2. Ponemos la mezcla en una manga pastelera, y decoramos los cupcakes una vez estén frios.

Espero que os gusten tanto como a mis compañeros 😉