Archivo de la categoría: Marisco

Empanadillas al vapor (dumplings)

En estos meses he publicado varias recetas de comida china. Hoy os traigo otra más y se trata del reto de junio de Daring Cooks. Este reto lo ha propuesto Jen de Use Real Butter. Se trata de unas deliciosas empanadillas chinas (dumplings, potstickers, gyoza japonesas…).

Teníamos la posibilidad de hacerlas al vapor o fritas, así que para estrenar la vaporera que conseguí con una colección de recetas orientales y hacerlas un poco más saludables, opté por hacerlas al vapor.
Qué necesitamos:
Para la masa:
  • 250 g de harina + un poco para enharinar la superficie de trabajo
  • 1/2 vaso de agua templada
  • 1/2 cucharadita de sal
Para el relleno:
  • 200 gr. de langostinos crudos, pelados
  • 5 setas shiitake
  • 1 cucharada sopera de polvo de almendra
  • 1/2 cebolla tierna (o puerro)
  • 1/2 cucharada de postre de jengibre fresco rallado
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas soperas de aceite de sésamo
  • 1 y 1/2 cucharadas sopera de maicena

Cómo lo preparamos:
La masa:
  • Mezclamos el agua, la harina y la sal en un bol con una cuchara de madera.
  • Cuando la masa empiece a formar grumos, amasamos con las manos para deshacerlos.
  • Amasamos sobre la encimera para conseguir una masa lisa y compacta.
  • Dejamos reposar la masa a temperatura ambiente unos 30 minutos en el bol, cubierta con un paño húmedo.
  • Pasada la 1/2 hora, formamos un cilindro de unos 3 cm de diámetro, amasando con suavidad.
  • Cortamos la masa en partes iguales utilizando un cuchillo (salen unas 20 unidades)
  • Redondeamos la masa con los dedos y espolvoreamos harina para que no se pegue.
  • Presionamos con la palma de la mano para aplanar la masa.
  • Extendemos la masa con el rodillo, insistiendo en los bordes para que queden más finos que el centro.
  • Cada oblea tiene que medir unos 10 cm de diámetro (si salen un poco más grandes, recortar con un plato de taza de café.
  • Espolvorear con harina para que no se peguen.

El relleno:
  • Picamos todos los ingredientes bien finos.
  • Los ponemos en un bol y mezclamos bien.
  • Tiene que resultar un relleno “pringoso” para que sea fácil de manejar al rellenar las empanadillas.
Las empanadillas:
  • Ponemos una oblea en la palma de la mano y colocamos una porcion del relleno en el centro.
  • Doblamos la oblea por la mitad y hacemos pliegues a lo largo del borde, presionando para cerrar la empanadilla.
  • Presionamos el borde de la empanadilla para que quede bien cerrada.
  • Hacemos lo mismo con el resto de empanadillas.
  • En un wok o una cacerola ancha, ponemos agua a hervir.
  • En una vaporera de bambú, colocamos hojas de col china (o de lechuga en su defecto) y encima las empanadillas.
  • Cuando el agua hierva, colocamos la vaporera cerrada dentro del wok y dejamos que se hagan durante unos 7 u 8 minutos.
  • Con cuidado de no quemarnos, sacamos la vaporera del wok, abrimos la tapa y sacamos las empanadillas con cuidado, con unas pinzas anchas o unos palillos chinos.
  • Servimos con una mezcla de salsa de soja y vinagre de arroz.

Almejas a la marinera

Cómo ya comenté en su día, estoy a dieta, por lo que la mayoría de los platos que estoy cocinando últimamente, son raciones para una sóla persona y el afortunado que se puede comer todos estos platos tan ricos es mi pareja, Llorenç.

En esta ocasión, el plato que os presento viene a cuento de unas sencillas almejas al vapor que me tocaban a mi para comer.

La receta la he visto en bastantes sitios, aunque la que he utilizado yo en esta ocasión es la de Ana de Las Recetas de Mamá, un blog de cocina que es un tesoro.

Aquí os la pongo:

Los ingredientes:

  • 750 gr de almejas
  • Un poco de aceite
  • 4 dientes de ajo
  • Pimentón
  • Medio vaso de vino blanco
  • Una cucharada de harina
  • Perejil

Preparación:

  • Ponemos al fuego una sartén con el aceite y los ajos.
  • Cuando empiezan a dorarse se añade la harina y se frie un poco.
  • Se incorporan las almejas y el vino y luego el pimentón.
  • Dejamos cocer a fuego fuerte hasta que se abran y la salsa quede ligada.
  • Por último, echamos por encima el perejil bien picado.

Risotto con gambas y setas

Desde hace un par de años, cuando lo probé por primera vez en un restaurante italiano, que quería preparar este plato por mi cuenta. Y al final me he atrevido.

Es una receta muy sencilla, aunque necesita supervisión constante, por lo que no hay que dejar de vigilarlo.

Qué necesitamos (para 2 personas):
- 150 gr de arroz
- 200 gr de setas (champiñones, shiitake…)
- 8 gambas- 1 cebolla pequeña picada (o 3 chalotas)
- 40 gr de mantequilla
- 1 litro de caldo de pescado
- queso parmesano rallado
- 1 vaso de vino blanco
- perejil picado
- sal

Cómo lo preparamos:
Lavamos las setas y las cortamos en trozos pequeños.
Pelamos las gambas y las reservamos. Usamos las cabezas y las cáscaras de las gambas para enriquecer el caldo. Las cocemos durante 10 o 15 minutos. Cuando esté listo, colamos y reservamos el caldo a fuego lento.
En una olla, ponemos la cebolla picada a rehogar con la mantequilla, y antes de que se dore, añadimos las setas y rehogamos un poco más.
Añadimos el arroz, removemos y rehogamos hasta que cambie de color y se ponga transparente.
Entonces echamos el vino, removemos y dejamos que se evapore.
A fuego medio, vamos añadiendo el caldo, dos cucharones al principio, y vamos removiendo constantemente hasta que se consuma el líquido. Volvemos a añadir otros dos cucharones y seguimos removiendo.
Repetimos tantas veces como sea necesario hasta que el arroz esté cocido (sobre unos 17 minutos)
Cuando esté cocido a nuestro gusto, añadimos un par de cucharadas de queso parmesano y removemos.
En una sartén aparte, ponemos las gambas peladas y las sofreímos un minuto por cada lado.
Servimos el arroz en un plato y decoramos con las gambas y un poco de perejil.

Buon appetito!

Garides Saganaki (Gambas con queso feta)

Este es un plato que comí hace ya un tiempo en un restaurante griego. Es muy sencillo y está delicioso.

Se trata de un entrante o también de un plato único consistente en gambas con salsa de tomate, gratinadas con un estupendo queso feta.

En Grecia se suele acompañar con Ouzo, un licor transparente, con un sabor muy dulce y olor a regaliz, hecho a base de uvas maduradas y anís.

Qué necesitamos:

- 4 ó 5 gambas grandes por persona (doblar el nº si son langostinos)
- 1/2 pimiento morrón rojo
- 1 tomate maduro
- 1/2 cebolla
- sal
- 10 olivas rellenas
- 60 g de queso feta
- oregano
- perejil picado
- 1/4 vaso vino blanco
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- sal
- pimienta

Cómo lo preparamos:

Cortamos las verduras en dados regulares de 1 cm aprox.

Cortamos también las olivas en láminas finas, y el queso en lonchas de unos 3 mm.

Pelamos las gambas y les quitamos el intestino con ayuda de un cuchillo.

Ponemos el horno a precalentar a 200 ºC.

Salpimentamos las gambas por ambos lados y las ponemos en una sartén con aceite a fuego lento vuelta y vuelta para que se hagan un poco y cojan color. Las pasamos a un plato antes de que se hagan del todo.

En la misma sartén ponemos la cebolla a sofreir con un poquito de sal. Cuando esté tierna, echamos el vino y lo llevamos a ebullición.

Añadimos el tomate y el pimiento. Tapamos y lo dejamos a fuego lento unos tres minutos, removiendo de vez en cuando.

Añadimos las aceitunas y el orégano. Volvemos a tapar y cocemos otros tres minutos.

Rectificamos de sal y pimienta si es necesario.

Colocamos una parte de la salsa en el fondo de un recipiente apto para el horno. Colocamos las gambas encima y las cubrimos con el resto de las salsa. Ponemos varios trozos de queso feta y espolvoreamos un poco de perejil.

Gratinamos en el horno durante unos 5 minutos y servimos.