Ensalada de hojas verdes, trigo y gambas

La receta que os propongo a continuación es el resultado de mi participación en un grupo de Facebook, dónde todas debíamos hacer una ensalada con algún tipo de cereal o pasta, pero dónde lo más importante era hacer un plato sin ningún tipo de carne (que para eso estamos en cuaresma).

Los ingredientes y la preparación que os indico abajo, son la base de la receta y del reto, aunque podíamos hacer mil y una modificaciones según nuestro criterio y nuestros gustos.

Yo excepto un par de puntos, la he seguido casi al pie de la letra.

Ingredientes para 2 personas:

  • 4 tomates maduros
  • 1 diente de ajo
  • 2 Cdas agua
  • 1 Cda vinagre o zumo de limón 
  • 2 ramitas perejil fresco
  • 10 gr cebollino
  • 2 Cdas aceite de oliva 
  • 60 gr queso crema para untar 0% MG (San Millán o casero) 
  • 85 gr trigo tierno en crudo 
  • 85 gr colas de gambas, blancas o rojas 
  • 85 gr calamar 
  • 85 gr espinacas baby 
  • Sal, pimienta y especias a gusto

Cómo lo hacemos:

  1. Hervir el trigo en abundante agua con sal unos 10 – 12 minutos. Cuando falte 1 minuto para terminar la cocción, añadir las gambas. Escurrir y refrescar con agua fría.
  2. En una sartén antiadherente con 1 cta aceite oliva saltear el calamar hasta que esté doradito, luego cortar a tiras o a cuadraditos.
  3. Picar el ajo, el perejil y el cebollino.
  4. Pasar a un bol, reservando un poco de cebollino para la decoración, y añadir el queso, el vinagre o el zumo de limón, el aceite restante y el agua.
  5. Salpimentar y remover.
  6. Trocear los tomates.
  7. Mezclar el trigo, las tiras de calamar salteadas y las gambas, con los tomates y las hojas de espinacas baby.
  8. Remover bien, cubrir con la salsa y espolvorear con un poco de cebollino picado.

Y así es como quedó mi participación. Como veréis, solo le puse gambas, y sustituí el cebollino por más perejil, ya que no encontré.

11001928_10205781940971223_4685048175052953880_n

 

Os la recomiendo. Yo ya la he hecho varias veces y cada vez me gusta más.

Y recordad que podéis transformar la receta según vuestros gustos y según vuestra despensa: arroz, cous-cous, pasta, surimi, lechuga… Las posibilidades son infinitas.

¡Que aproveche!

Hamburguesa casera de pollo y ternera

Ya hace unos días que no me paso por el blog y es que con el tema de las fiestas navideñas he ido un poco de bólido y además también he estado un poco liada haciendo entrevistas de trabajo, espero tener suerte y que de alguna de ellas salga algo positivo.

La receta que os traigo hoy es mi participación a un concurso mensual que propone la revista Cuina (en catalán). Se trata de reproducir la portada mensual de la revista. Y la primera edición del concurso coincide con el número de enero que va de hamburguesas…

Confieso que es una receta un poco improvisada con ingredientes que tenia en la nevera, y que no está basada en ninguna receta en concreto, sino que tiene cositas de varias recetas.

Ingredientes:

  • 200 gr de pechuga de pollo
  • 200 gr de solomillo de ternera
  • 1 pellizco de sal
  • 1 pellizco de pimienta
  • 1 puñado de perejil fresco picado
  • 2 puñados de pan rallado
  • 1 huevo
  • 2 panecillos de hamburguesa
  • 3 o 4 hojas de lechuga
  • 1 cebolla tierna mediana
  • 1 tomate de ensalada maduro
  • 2 cucharadas de mayonesa
  • 2 lonchas de queso cheddar (opcional)
  • aceite de oliva

Preparación:

  1. Picamos la carne de pollo y de ternera en el robot o en accesorio de la batidora. Añadimos la sal, la pimienta y el perejil y volvemos a picar hasta que los todos los ingredientes estén bien mezclados.
  2. Ponemos la carne picada en un bol grande y añadimos el huevo crudo. Amasamos poco a poco añadiendo el pan rallado hasta que la masa deje de estar pegajosa.
  3. Dividimos la carne en dos partes y le damos forma de hamburguesa.
  4. Las ponemos en una sartén caliente con un poco de aceite de oliva y dejamos cocinar durante unos quince minutos a fuego lento.
  5. Cortamos la cebolla en rodajas y la ponemos en otra sartén con aceite vigilando que no se queme.
  6. Cortamos los panecillos por la mitad y ponemos una cucharada de mayonesa en la base.
  7. Encima ponemos un poco de lechuga cortada en juliana.
  8. Cortamos el tomate en rodajas y ponemos dos rodajas en cada uno de los panecillos, encima de la lechuga.
  9. Una vez la cebolla esté cocida, la ponemos encima del tomate.
  10. Colocamos la hamburguesa encima de la cebolla. Opcionalmente podemos poner una loncha de queso cheddar para que se vaya fundiendo con la hamburguesa.
  11. Colocamos la otra mitad del panecillo encima de la hamburguesa y servimos.

Espero que os guste.

Por cierto… Feliz Año Nuevo!!

CWK salado Octubre, Goulash (de pollo)

Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de octubre nos invita a preparar un clásico de la cocina húngara: Gulash

El Goulash es un plato tipicamente húngaro elaborado con carne de ternera o cerdo, pimiento, cebollas y pimentón. En su idioma original, la palabra goulash (gulyás) significa rebaño de bueyes o vacas.

Parece que la fama y extensión de este plato se debe a los hombres que iban de servicio militar a Hungría Oriental y que luego fueron trasladados a Viena. Aunque en un principio era basicamente un plato de ternera con cebolla, hoy en día, la paprika o pimiento se considera un elemento fundamental del goulash, y también se puede preparar con carne de cerdo.

Así, se pueden encontrar variantes de este plato en todos los países alrededor de Hungría. El aspecto es muy parecido al ragú o la carne estofada, aunque también existe una variedad de sopa.

Es un plato sencillo aunque necesita tiempo y un poco de atención al comienzo de su preparación. Suele acompañarse de ensalada de patata y perejil y comerse con pan, o también de otro tipo de carbohidratos como los spätze, una especie de gnochi muy pequeño y sabroso.

Existen muchas variedades según las regiones, por ejemplo, el Goulash a la Szeged, se acompaña con patatas machacadas y crema agria; o el Goulash de judias, en el que se sustituyen las patatas por judías. Incluso hay una variedad de gulash con el nombre del escritor Szekely que incluye tres tipos de carne.

La receta que yo he hecho es una versión con carne de pollo, adaptando la receta de Pepekitchen publicada en Directo al Paladar (mis modificaciones en azul).

Ingredientes para cuatro personas:

  • 1 kgr. de carne de ternera, pollo
  • 50 gr. manteca de cerdo, una cucharada sopera de aceite de oliva,
  • 3 cebollas,
  • 2 1 patata (como estamos en temporada, sustituí una patata por un boniato)
  • 2 tomates maduros,
  • 1 pimiento rojo,
  • 2 cucharadas de pimentón dulce (paprika),
  • 1 cucharadita de pimentón picante,
  • sal,
  • pimienta,
  • 2 litros de agua o caldo de carne,
  • harina.
  1. Prepara la carne, bien limpia de grasa y cortada en dados de 2-3 cms. Salpimienta y enharina ligeramente. Reserva.
  2. Calienta la manteca en una cazuela de fondo grueso. Cuando se derrita añade la carne y deja dorar a fuego vivo unos minutos, removiendo para que se dore por igual. Así conseguimos sellar la carne y evitar que pierda muchos jugos.
  3. Aparta la carne a una fuente, para recoger los jugos de cocción que vaya soltando. Reserva.
  4. En la misma grasa, en la cazuela, saltea las cebollas picadas en juliana fina, a fuego moderado, hasta que queden tiernas.
  5. Añade los tomates pelados y en trozos y el caldo o agua.
  6. Calienta y añade la carne, con los jugos que haya soltado, el pimentón dulce y picante y el pimiento rojo en dados.
  7. Lleva a ebullición, tapa y deja cocer a fuego lento dos horas, o hasta que la carne quede muy tierna.
  8. A media cocción añade las patatas peladas y cortadas en dados gruesos.

Jó étvágyat (en húngaro, Buen provecho).