Bizcocho de yogur sin yogur

Aunque me encanta experimentar nuevas recetas y probar nuevos sabores para el tema de los bizcochos siempre he ido a lo seguro: el bizcocho de yogur de toda la vida… Me sale de rechupete y la mayor modificación que he llegado a hacer alguna vez ha sido cambiar el sabor de yogur y ponerlo de coco en lugar de limón y la ralladura de limón por coco rallado…

Sin embargo, últimamente he tenido oportunidad de preparar dos pasteles totalmente diferentes a los que tengo por costumbre hacer. Uno es un Carrot cake (bizcocho de zanahoria) que ya os pondré la receta más adelante. El otro es un bizcocho de yogur, pero ¡¡sin yogur!! La receta del bizcocho es de Elena del blog Chocolate y Pimienta, aunque he hecho un par de pequeñas modificaciones:

Ingredientes:

  • 4 huevos
  • una medida de yogur de leche (yo le he puesto leche semi)
  • media medida del vaso de yogur de aceite de girasol
  • una medida y media de yogur de azúcar
  • 3 medidas de yogur de harina
  • 1 sobre de levadura Royal
  • Unas gotas de esencia de vainilla.

Preparación:

  1. Separamos las claras y las yemas y montamos las claras a punto de nieve fuerte.
  2. Con el brazo de la batidora mezclamos la leche, el aceite, las yemas de huevo, el azúcar y la esencia de vainilla (Elena en su receta añade también un chorretón de anís pero yo no se lo puse… más que nada porque no tengo tomamos anís en casa)
  3. Una vez que está bien mezclado y queda una crema algo espesa, se añaden las claras montadas.
  4. Mezclamos sin batir, con una lengua de gato, con una cuchara o bien con varillas manuales, siempre de abajo a arriba, con suavidad, intentando evitar que se baje la preparación. (Yo lo hice con la espátula de silicona o lengua de gato y quedó perfecto)
  5. Por último, mezclar la harina junto con la levadura y tamizar. Añadir la harina a la mezcla anterior, también deberá hacerse manualmente, incorporando la harina por tandas, mezclando suavemente hasta que esté todo bien mezclado.
  6. Cubrir el molde donde se vaya a echar la masa con mantequilla y harina y verter la preparación en él. En la superficie se puede echar azúcar. eso al gusto.
  7. Precalentar el horno a 185ºC y bajarlo a 175ºC, meter la bandeja y dejarlo 35-40 minutos aprox.

A partir de aquí las instrucciones son opcionales, dependiendo de si queréis dejar vuestro bizcocho “al natural” o si lo queréis utilizar como base para una tarta. En mi caso, lo utilicé como tarta de trufa y chocolate:

  1. Dejamos enfriar el bizcocho y cuando esté a temperatura ambiente, lo partimos con cuidado por la mitad para ponerle el relleno de trufa (en esta ocasión, utilicé una trufa ya hecha que compré en la pastelería del hipermercado Alcampo (200gr aprox), pero podéis utilizar la vuestra propia mezclando con mucho cuidado y muy despacio nata montada y chocolate desecho). También podéis poner nata montada (pero no la de spray, esa no sirve 😛 ), crema pastelera o incluso utilizar mermelada al gusto.
  2. Para la cobertura utilicé 150 gr de chocolate especial para postres y la decoración fueron unas bolitas de chocolate de colores. Y en los laterales, almendra crocanti (100gr aprox)

IMG_20150405_164241

A simple vista puede parecer un bizcocho complicado de hacer, pero nada más lejos, si que puede ser un poco más largo de preparar, pero el resultado os garantizo que merece la pena.

Espero que os guste. ¡A disfrutarlo!

Ensalada de hojas verdes, trigo y gambas

La receta que os propongo a continuación es el resultado de mi participación en un grupo de Facebook, dónde todas debíamos hacer una ensalada con algún tipo de cereal o pasta, pero dónde lo más importante era hacer un plato sin ningún tipo de carne (que para eso estamos en cuaresma).

Los ingredientes y la preparación que os indico abajo, son la base de la receta y del reto, aunque podíamos hacer mil y una modificaciones según nuestro criterio y nuestros gustos.

Yo excepto un par de puntos, la he seguido casi al pie de la letra.

Ingredientes para 2 personas:

  • 4 tomates maduros
  • 1 diente de ajo
  • 2 Cdas agua
  • 1 Cda vinagre o zumo de limón 
  • 2 ramitas perejil fresco
  • 10 gr cebollino
  • 2 Cdas aceite de oliva 
  • 60 gr queso crema para untar 0% MG (San Millán o casero) 
  • 85 gr trigo tierno en crudo 
  • 85 gr colas de gambas, blancas o rojas 
  • 85 gr calamar 
  • 85 gr espinacas baby 
  • Sal, pimienta y especias a gusto

Cómo lo hacemos:

  1. Hervir el trigo en abundante agua con sal unos 10 – 12 minutos. Cuando falte 1 minuto para terminar la cocción, añadir las gambas. Escurrir y refrescar con agua fría.
  2. En una sartén antiadherente con 1 cta aceite oliva saltear el calamar hasta que esté doradito, luego cortar a tiras o a cuadraditos.
  3. Picar el ajo, el perejil y el cebollino.
  4. Pasar a un bol, reservando un poco de cebollino para la decoración, y añadir el queso, el vinagre o el zumo de limón, el aceite restante y el agua.
  5. Salpimentar y remover.
  6. Trocear los tomates.
  7. Mezclar el trigo, las tiras de calamar salteadas y las gambas, con los tomates y las hojas de espinacas baby.
  8. Remover bien, cubrir con la salsa y espolvorear con un poco de cebollino picado.

Y así es como quedó mi participación. Como veréis, solo le puse gambas, y sustituí el cebollino por más perejil, ya que no encontré.

11001928_10205781940971223_4685048175052953880_n

 

Os la recomiendo. Yo ya la he hecho varias veces y cada vez me gusta más.

Y recordad que podéis transformar la receta según vuestros gustos y según vuestra despensa: arroz, cous-cous, pasta, surimi, lechuga… Las posibilidades son infinitas.

¡Que aproveche!

Empanadillas de atún al horno

Hace tiempo que no publicaba nada, simplemente por falta de ideas e inspiración. Además han pasado algunas cosillas que me han dejado sin muchas ganas de dedicarme a cocinar, fotografiar o escribir.

La que os pongo hoy es una receta que tenía pendiente de publicar desde hace más de un año, así que os podéis hacer una idea de lo que os decía antes.

Espero que a partir de ahora, como mínimo, pueda publicar un post a la semana, aunque no prometo nada 😛

Empanadillas de atún al horno:6337978421_304f64f628_b

Ingredientes:

  • 1 paquete de obleas para empanadillas (*) de 16 uds.
  • 2 lata de atún pequeñas
  • 2 huevos duros picado
  • 1/2 cebolla picada
  • 1/2 pimiento rojo asado picado
  • 10 olivas negras cortadas picadas (opcional)
  • Salsa de tomate frito casera.
  • sal (opcional)
  • orégano.
  • 1 huevo crudo batido

Preparación:

  1. Ponemos la cebolla a sofreír hasta que esté transparente. Una vez hecha, reservamos a parte.
  2. En un bol ponemos el atún desmigado, el pimiento rojo picado, la cebolla sofrita, el huevo duro picado, las olivas y un poco de orégano. La salsa de tomate se la vamos añadiendo poco a poco para que la masa no quede demasiado líquida. Mezclamos bien los ingredientes y, si es necesario, rectificamos de sal. 6337968041_a7a31dc8a4_b
  3. Ponemos el horno a pre-calentar a 180 ºC aprox.
  4. Cogemos una oblea y le ponemos una cucharada de la mezcla anterior en una mitad, vigilando de no llenar mucho la oblea para poder cerrarla bien. 6337969913_8774b8a8f6_b
  5. Pintamos un poco el borde de la oblea con el huevo batido. Cerramos la oblea, sellando con la ayuda de un tenedor. 6337997337_f501434fb0_b
  6. La colocamos en la bandeja del horno. Repetimos con el resto de obleas. 6337965823_c04c8388a7_b
  7. Pintamos todas las obleas con el huevo batido, y las metemos en el horno hasta que hayan cogido un bonito color dorado. 6337974221_f174b4269e_b

La cantidad que os indico es para dos personas como plato único, o bien para cuatro si se hace como segundo.

(*) Si queréis probar a hacer vosotros mismos la masa para las empanadillas, en esta receta  encontraréis cómo hacerla: Empanadillas al vapor (dumplings)

Espero que os gusten.

Hasta pronto.

Salpicón de mejillones y mis razones para comprar en La Sirena.

Hace unas semanas conseguí un lote de productos La Sirena a través de una promoción en Bloguzz con motivo de la bajada de precios de 100 productos que La Sirena hizo finales de abril.

Este lote estaba compuesto de una bolsa de rabas, otra de ensaladilla rusa, otra de rodajas de merluza y otra de mejillones cocidos, que es la que he utilizado para la receta que os pongo hoy.

Siempre hemos sido clientes de la Sirena en mi casa. Recuerdo que cuando era pequeña ibamos a una de las primeras tiendas que abrieron (sino la primera) en la entrada de Terrassa (Barcelona). Recuerdo corretear por los pasillos, helada, mientras mis padres llenaban el carro con productos congelados a granel… Entonces tenían un arcón congelador en el garaje de casa y compraban muchos productos congelados a granel ya que, como mi pareja y yo ahora, mis padres trabajaban los dos y no tenían tiempo de poder ir a la compra a diario para conseguir productos frescos.

¿Y porqué seguimos comprando en La Sirena?

  • Porque tiene gran surtido de productos de todo tipo (verduras, pescados, platos preparados, postres…)
  • Porque lo tengo muy cerquita de casa
  • Porque con la bajada de precios nos ayuda en la economía familiar
  • Porque los productos Basic son fantásticos y a muy buen precio (me encantan los helados almendrados: 8 helados x 1,75€!!! un helado por 22 céntimos!!)
  • Porque tienen platos precocinados muy ricos y que van genial cuando tienes un imprevisto.

Y podría seguir, pero vamos con la receta.

Se trata un Salpicón de Mejillones, plato que mi madre hace con frecuencia.

 

Ingredientes:

  • 1 bolsa de 400gr de Mejillón congelado La Sirena
  • 1/2 pimiento verde cortado en dados pequeños
  • 1/2 cebolla cortada en dados pequeños
  • AOVE
  • vinagre
  • sal
  • orégano

P1010616-001

Preparación:

  1. Descongelamos los mejillones la noche de antes en la nevera, en un recipiente con rejilla para que el agua de descongelación quede aparte de los mejillones.
  2. Cortamos el pimiento y la cebolla en dados pequeños y los mezclamos en un bol con los mejillones descongelados.
  3. Aliñamos con el AOVE, el vinagre, la sal y el orégano. Podemos añadir otras hierbas aromáticas al gusto.
  4. Dejamos macerar durante mínimo 1 hora en la nevera.
  5. Servir frío.

Como veis es una receta muy sencillita y que puede variarse, cambiando los mejillones por pulpo, gambitas o palitos de cangrejo, por ejemplo.

Espero que os guste.

Flan de Pan

Aunque no somos de comer mucho pan, últimamente se nos habían acumulado algunos restos de pan duro y tenía en mente desde hace mucho hacer una receta de flan de huevo con pan que mi madre hacía frecuentemente cuando era pequeña.

Investigando la receta en internet he descubierto además que esta receta es un postre típico murciano, el Pan de Calatrava.

Mi versión añade manzana rallada y un poco de ron a la versión original, y es bastante menos dulce.

Qué puse:

  • 6 huevos
  • 1/2 litro de leche sin lactosa
  • pan duro (yo utilicé media baguette cortada en dados)
  • un chorro generoso de ron blanco (opcional)
  • 1 manzana golden rallada
  • 100 gr de azúcar
  • caramelo líquido para el molde

Cómo se hace:

  1. En un bol mezclamos la leche y el ron y ponemos el pan a remojo.
  2. En otro bol batimos los huevos con el azúcar.
  3. Añadimos esta mezcla a la leche y removemos bien para que se mezcle todo.
  4. Rallamos la manzana pelada previamente y la añadimos a la mezcla, removiendo un poco para que se reparta bien.
  5. En un molde grande resistente al calor ponemos un poco de caramelo líquido en la base y echamos la mezcla.
  6. Ponemos el molde al baño maría y dejamos cocer hasta que cuaje.

Es un proceso lento, pero el resultado bien merece la espera.

Que lo disfrutéis.

Salmón marinado

Un plato sencillito para volver a coger el ritmo bloguero, salmón marinado.

Este plato lo hace mi madre de vez en cuando, y tomó la idea de alguno de los muchos cocineros televisivos que empezaron a proliferar hace unos años.

Los ingredientes son:

  • Un lomo sin espinas de salmón fresco
  • 200 gr de sal fina
  • 200 gr de azúcar blanca
  • 1 cucharada y media de eneldo

Cómo lo preparamos:

  1. En un bol, mezclamos la sal, el azúcar y el eneldo.
  2. En un recipiente hermético ponemos un poco de la mezcla y colocamos un trozo de salmón en el recipiente con la piel hacia abajo.
  3. Colocamos un poco de la mezcla encima del salmón y colocamos otro trozo del salmón con la piel hacia arriba.
  4. Echamos el resto de la mezcla encima de los salmones y cerramos el recipiente hermético.
  5. Ponemos el recipiente en la nevera durante unas 48 horas.
  6. Pasadas las 48 horas, lavamos bien el salmón y ya podemos disfrutar de este delicioso aperitivo.

Espero que os guste.

 

Hamburguesa casera de pollo y ternera

Ya hace unos días que no me paso por el blog y es que con el tema de las fiestas navideñas he ido un poco de bólido y además también he estado un poco liada haciendo entrevistas de trabajo, espero tener suerte y que de alguna de ellas salga algo positivo.

La receta que os traigo hoy es mi participación a un concurso mensual que propone la revista Cuina (en catalán). Se trata de reproducir la portada mensual de la revista. Y la primera edición del concurso coincide con el número de enero que va de hamburguesas…

Confieso que es una receta un poco improvisada con ingredientes que tenia en la nevera, y que no está basada en ninguna receta en concreto, sino que tiene cositas de varias recetas.

Ingredientes:

  • 200 gr de pechuga de pollo
  • 200 gr de solomillo de ternera
  • 1 pellizco de sal
  • 1 pellizco de pimienta
  • 1 puñado de perejil fresco picado
  • 2 puñados de pan rallado
  • 1 huevo
  • 2 panecillos de hamburguesa
  • 3 o 4 hojas de lechuga
  • 1 cebolla tierna mediana
  • 1 tomate de ensalada maduro
  • 2 cucharadas de mayonesa
  • 2 lonchas de queso cheddar (opcional)
  • aceite de oliva

Preparación:

  1. Picamos la carne de pollo y de ternera en el robot o en accesorio de la batidora. Añadimos la sal, la pimienta y el perejil y volvemos a picar hasta que los todos los ingredientes estén bien mezclados.
  2. Ponemos la carne picada en un bol grande y añadimos el huevo crudo. Amasamos poco a poco añadiendo el pan rallado hasta que la masa deje de estar pegajosa.
  3. Dividimos la carne en dos partes y le damos forma de hamburguesa.
  4. Las ponemos en una sartén caliente con un poco de aceite de oliva y dejamos cocinar durante unos quince minutos a fuego lento.
  5. Cortamos la cebolla en rodajas y la ponemos en otra sartén con aceite vigilando que no se queme.
  6. Cortamos los panecillos por la mitad y ponemos una cucharada de mayonesa en la base.
  7. Encima ponemos un poco de lechuga cortada en juliana.
  8. Cortamos el tomate en rodajas y ponemos dos rodajas en cada uno de los panecillos, encima de la lechuga.
  9. Una vez la cebolla esté cocida, la ponemos encima del tomate.
  10. Colocamos la hamburguesa encima de la cebolla. Opcionalmente podemos poner una loncha de queso cheddar para que se vaya fundiendo con la hamburguesa.
  11. Colocamos la otra mitad del panecillo encima de la hamburguesa y servimos.

Espero que os guste.

Por cierto… Feliz Año Nuevo!!

Las galletas de Joaquina

¡¡Por fin llegó el día F&F!! Esta vez, es un reto 2×1, porque es el reto de los meses de Noviembre y Diciembre.

Y esta vez no está basado en una película, sino en un libro: Recetas y confidencias de Ann Pearlman. Doce mujeres que intercambian recetas y confidencias… El reto propuesto por las chicas de F&F es precisamente ese, intercambiar recetas o galletas. Una vez decidido si queríamos hacer una cosa u otra (yo me decidí por intercambiar una receta), Alba e Ingrid fueron las encargadas de buscar a nuestra pareja receptora.

Joaquina de La Cocina de los Inventos fue mi asignada, y me ha dado la receta de las mejores galletas que jamás he probado: las Galletas con Gotas de Chocolate. Esta receta está tomada prestada del blog de Susana Preferiblemente Dulce, que a su vez la tomó prestada del blog de Suny Rosita y Suny Olivas en la Cocina.

Aquí os pongo la receta:

Ingredientes:

  • 125 gr mantequilla a temperatura ambiente
  • 75 gr azúcar
  • 75 gr azúcar moreno
  • 1 huevo XL
  • 1 cdita extracto vainilla
  • 200 gr harina
  • pizca sal
  • 1/2 cdita bicarbonato
  • 1/2 cdita levadura en polvo
  • 125 grs. gotas de chocolate

Preparación:

  1. Batimos la mantequilla y el azúcar hasta que se integren perfectamente.
  2. Añadimos el extracto y el huevo y seguimos batiendo.
  3. Tamizamos la harina junto con la sal, levadura y bicarbonato, mezclamos bien y por último incorporamos las gotas de chocolate.
  4. Removemos hasta que esten bien repartidas por toda la mezcla.
  5. Sobre una bandeja en la que habremos puesto papel vegetal vamos formando montoncitos con una cucharita, podemos dejarlas tal cual o aplastarlas con la mano o con la misma cucharita.
  6. Hornear durante 10 minutos aproximadamente a 190 grados. El horno debe estar precalentado.
  7. Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Con esta cantidad de ingredientes, salen unas 32-36 galletas aproximadamente, dependiendo de lo grandes que hagamos los montoncitos. Yo hice tres horneadas de unas 12 galletas aprox. en cada una, variando un poco los tiempos de horneado. Este fue el resultado:

Cómo veis la primera hornada la saqué un poquito más tarde pensando que el horno quizá no estaba suficientemente caliente y las galletas quedaron demasiado doradas y crujientes. La segunda hornada, estuvo los 10 minutos exactos y quedaron estupendas. La última, al contrario que la primera, quedaron demasiado blancas, al sacarlas estaban muy blandas, un pelín crudas quizá, aunque a medida que se iban enfriando se iban endureciendo, y al morderlas no estaban nada crudas, porque el mismo calor de las galleta las iban acabando de cocer.

Sólo tengo una pega de estas galletas y es que en casa me han prohibido que las vuelva a hacer, porque están tan sumamente deliciosas que se las comerían todas en una sola tarde.

Muchas gracias a Ingrid y Alba de F&F por este reto y a Joaquina por pasarme esta fantástica receta.

Brownie de plátano y almendra

Vaya mes de comidas familiares y lo que nos queda…

La semana pasada organizamos la presentación oficial de consuegros en casa y preparé un solomillo wellington para chuparse los dedos. Lo siento, ya se que no hay foto ni publireportaje, pero estaba demasiado estresada como para ponerme a hacer fotos, además fue en uno de esos días grises y lluviosos por lo que las fotos tampoco hubieran salido muy decentes…

Y hoy ha habido celebración otra vez, el miércoles mi chico cumplió años y hoy han venido mis suegros y mis cuñados, con la recién estrenada sobrinita. De primero un intento de quiche de champiñones, con fallo de novata, se me ha olvidado poner el huevo y el relleno no ha cuajado lo suficiente, además la pasta brisa (comprada) no era lo suficientemente gordita y se me ha “descuajaringao” entera, por lo que el plato ha pasado a llamarse “Deconstrucción de quiche de champiñones”. No hay foto.

De segundo, merluza con salsa de almendras. Yo no tengo Thermomix pero tengo una NewCook, cedida gentilmente por mi madre, hasta que la vuelva a necesitar… Es la segunda vez que hago esta receta, rica, rica. Pones todos los ingredientes, programas el aparatito y en 6 minutos tienes el plato listo. Tampoco hay foto. Que vaya lío tenía yo en la cocina…

Y de postre, lógicamente tocaba pastel de cumpleaños y como mi chico lo quería de chocolate, que mejor que un brownie.

La receta es una vez más del juego de la Nintendo DS. Si, ya lo sé que soy un poco cansina recopilando las recetas de ahí, pero es que me va sacando de apuros, sobretodo ahora que aún tengo que recuperar mi colección completa de libros de cocina…

Esta vez sin embargo, no estoy muy contenta con las indicaciones con respecto al tiempo de cocción… en el juego ponía 30 minutos a 170 ºC, sin embargo yo lo he tenido que subir a 220 ºC y dejarlo al final casi 1 hora porque no había manera que la masa se cociera. Total que al final los bordes se han tostado un poco…

La receta original era con nueces, pero como tenía una tonelada de almendra picada desde que hice los panellets hace un par de semanas, he hecho un cambio de ingredientes.

Para 6 personas:

  • 225 gr de harina de repostería
  • 75 gr de cacao en polvo
  • 12 gr de levadura de repostería (no utilicéis la marca Royal, 12 gr hacen subir mucho la masa, si la utilizáis, poned menos cantidad)
  • 225 de mantequilla sin sal
  • 3 plátanos
  • 75 gr de nueces peladas (almendras picadas)
  • 75 gr de chocolate (la receta indica chocolate con leche, sin embargo yo utilicé chocolate negro especial para postres)
  • 4 huevos
  • 150 gr de azúcar moreno

Cómo lo preparamos:

  1. Ponemos papel de horno en un molde cuadrado o rectangular, haciendo los cortes y/o dobleces necesarios para que se ajuste correctamente al molde.
  2. Tamizamos la harina, el cacao y la levadura en un bol con la ayuda de un batidor.
  3. Cortamos el plátano en rodajas de 1/2 cm aprox.
  4. Picamos las nueces y reservamos.
  5. Picamos el chocolate y lo ponemos en un recipiente resistente al calor.
  6. Ponemos el horno a precalentar a 170 ºC.
  7. En un cazo ancho ponemos agua a calentar a fuego lento. Cuando esté caliente, ponemos la mantequilla en un recipiente resistente al calor para poder derretirla.
  8. Cuando la mantequilla esté lista, cambiamos el recipiente y ponemos el chocolate a fundir, removiendo con una cuchara.
  9. En un bol bien seco, ponemos los huevos y los batimos.
  10. Añadimos el azúcar y seguimos batiendo.
  11. Después, añadimos la mantequilla y el chocolate.
  12. Agreamos el plátano y las nueces y mezclamos bien.
  13. Vertemos la mezcla de la harina tamizada y mezclamos bien todos los ingredientes, sin dejar grumos, con la ayuda de una espátula de goma o un untensilio similar.
  14. Vertemos toda la mezcla en el molde preparado y alisamos la superficie.
  15. Ponemos en el horno a 170 ºC y dejamos hacerse 30 minutos. Como he comentado antes, yo lo tuve que dejar unos 25 minutos más y también aumenté la temperatura, por lo que creo que una buena opción sería a 200 º C durante unos 40 minutos.
  16. Con la ayuda de un pincho, atravesamos el centro de la masa, si al retirarlo no se pega nada el brownie está listo.
  17. Colocamos el molde con el brownie sobre una rejilla de horno o similar para dejar reposar un poco.
  18. Sacamos el brownie con el papel aún y colocarlo directamente sobre la rejilla para que se enfríe completamente.
  19. Retiramos el papel del brownie y servimos.

PD: Feliz cumpleaños mi amor.

Panellets de El Comidista

¡¡Por pocas no llego!! No sé dónde tengo la cabeza. El reto de octubre de Film&Food está basado en la película “Pesadilla antes de Navidad”, una película de animación basada en los dibujos y el poema de Tim Burton que recibe el mismo nombre. En la entrada del grupo podéis leer la sinopsis de la película.

El conocido director de cine en esta ocasión no dirigió el film pero si fue su coproductor y se involucró mucho en el desarrollo de la misma.

La película se lanzó en EEUU en 1993 y fue realizada con la técnica del stop motion. Técnica que nunca antes había sido utilizada por Tim Burton y que más tarde repetiría en la película “La Novia Cadáver” (que sinceramente me gusta mucho más que Pesadilla antes de Navidad).

En el reto podíamos escoger entre Truco (Susto) o Trato. Si escogiamos Susto, Ingrid y Alba nos proponían una receta típica de Halloween, y como a mi no me gustan los sustos decidí que mejor escogía el Trato, que consiste en ofrecer un dulce a uno de los otros blogs que tambíen habían escogido Trato.

Y aquí el porqué de mi tardanza: no vi a tiempo la actualización del post dónde indicaban que la fecha de publicación era hoy en vez del último día del mes como viene siendo habitual. ¿Que cuando lo ví? ¡¡Pues ayer!! Y yo que pensaba que tenía aún todo el fin de semana para preparar mis dulces tranquilamente…

Así que manos a la obra y hoy mismo he preparado estos típicos Panellets. Vale, sí, ya sé que no es muy jalogüinero, pero sí que es tradicional de la fiesta de la castañada. Y porqué esto, pues porque teniendo dulces tan buenísimos como estos, ¿a ver porqué hay que importar hasta las fiestas extranjeras? Marketing, puro marketing…

En fin, que como aún tengo que traer la caja con mis libros de cocina de casa de mis padres, he tenido que tirar de los pocos (12 o 15) que tengo en el piso nuevo. Lo que me ha llevado a estrenar el libro de recetas de El Comidista, del cuál os hablé en esta entrada. Esta receta pertenece a la sección Bajón de Azúcar y con su permiso (bueno, mejor dicho, sin él) he modificado de los ingredientes. Y puedo asegurar que he sido fiel al resto de la receta en un 98%.

Así que esta es mi ofrenda a Ángeles de El Ágora de Ángeles. Me ha gustado mucho su blog, muy variado en cuanto a tipos de cocina, ya le he hechado el ojo a un par de recetillas que tengo que probar. Ángeles, espero que te gusten estos dulces catalanes.

Panellets – para 6 u 8 personas:

Para la masa:

  • 500 gr de almendra molida
  • 300 gr de azúcar (yo he utilizado 150 gr de sirope de agave)
  • 150 ml de agua (al utilizar el sirope, la cantidad de agua necesaria se reduce a la mitad)
  • 1 clara de huevo

Para las coberturas:

  • 200 gr de piñones
  • 100 gr de almendra picada
  • 100 gr de coco rallado
  • 50 gr de cacao en polvo
  • 2 yemas de huevo

Preparación: (copio TEXTUALMENTE el texto de la receta, así que donde pone azúcar entiéndase sirope de agave)

  1. Poner el agua y el azúcar en una cazuela. Hervir, y cuando el azúcar esté disuelto del todo, añadir la almendra en polvo. Remover durante 2 minutos y dejar enfriar. Incorporar la clara de huevo y mezclar bien. Dejar reposando en la nevera un mínimo dee 2 horas, o de un día para otro.
  2. Cubrir una bandeja de horno con papel de hornear. Precalentar el horno a 200 grados.
  3. Dividir la masa en 4 partes. Hacer pequeñas bolitas con la masa con ayuda de una cucharilla. Rebozar la primera parte en los piñones, y colocar los panellets encima de la bandeja.
  4. Hacer lo mismo con la segunda parte en la almendra, y con la tercera, en el coco. Con la cuarta que será la de chocolate, hacer bolas y dejarlas tal cual sobre la bandeja. (Yo aquí le mezclé un poco de chocolate deshecho para chocolatearlo un poco más)
  5. Mezclar en un vaso las yemas de huevo con unas gotas de agua. Pintar las bolitas de piñones y de almendra con la yema (las de coco y las de chocolate no hace falta).
  6. Hornear unos 5 minutos en la parte superior del horno, hasta que los panellets se doren levemente. Tienen que quedar tiernos por dentro.
  7. Sacar del horno y, cuando estén templados, rebozar los panellets de chocolate en el cacao.

Por cierto, al final si que he hecho algo más temático de Halloween, unas simpáticas arañitas hechas con oreos, regaliz, y chocolate deshecho.